• Cuenta con cinco salas de lactancia materna en Unidades de Medicina Familiar

La leche materna es considerada como la primer vacuna que recibe un recién nacido porque contiene diversas características nutricionales e inmunológicas que los dota de anticuerpos que le brindan protección durante los primeros años de vida, por ello, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Veracruz Sur promueve la lactancia materna.

En el marco del Día Mundial de la Donación de Leche Materna, a celebrarse el 19 de mayo, el encargado de la Coordinación Delegacional de Nutrición, Jesús Antonio Pardo Nolasco, destacó que la leche materna, además de ser el mejor alimento, es el factor de mayor protección para prevenir enfermedades infecciosas (diarrea, influenza, neumonía) y no infecciosas (sobrepeso y obesidad) con lo cual disminuye el riesgo de muerte.

«Da al menor los nutrientes que requiere en cantidad suficiente, con alimentación complementaria hace que los niños tengan mejor control del hambre y saciedad, y le proporciona microbiota saludable para que tenga menos riesgo de enfermarse”, explicó.

El especialista en nutrición detalló que la lactancia materna crea un vínculo más sólido entre el binomio madre-hija(o), fomenta el desarrollo neurológico del recién nacido, reduce las infecciones y aporta beneficios metabólicos.

Entre los beneficios para la madre que aporta la lactancia materna, encontramos que disminuye el sangrado posparto y ayuda a recobrar el tamaño normal del útero.
Pardo Nolasco indicó la lactancia debe ser exclusiva los primeros 6 meses de vida y complementaria hasta los 2 años o más.

Con el objetivo de facilitar la comprensión y el orden en que se deben otorgar las primeras comidas sólidas según la edad del menor, el Seguro Social entrega a las mamás el “Mantelito Bebé NutrIMSS”, una guía fácil y didáctica que les enseña a detalle la forma correcta de combinar la leche materna con los alimentos, lo que se conoce como alimentación complementaria.

0-6 meses: lactancia materna exclusiva.
6-7 meses: primeras verduras, frutas, cereales y carnes.
7-8 meses: aumentar la cantidad y variedad de los alimentos anteriores y agregar leguminosas.
8-12 meses: agregar derivados de la leche, pescado, huevo y grasas como aguacate y aceite.
1-2 años: agregar frutas cítricas.

Por último, recordó que en las Unidades de Medicina Familiar (UMF)No. 1, No. 9, No 10, No. 61 y No. 69, se cuenta con sala de lactancia materna, por lo que dejó abierta la invitación para que las madres trabajadoras del Instituto que se encuentran en periodo de lactancia, así como mamás derechohabientes hagan uso de dichas salas.