Comenzaron ayer labores de rescate para salvar a Rayan, niño atrapado en un pozo en Marruecos; le suministran oxígeno y agua con azúcar para mantenerlo con vida

Menor de cinco años cae a pozo en Marruecos; lleva tres días atrapado

Desde el pasado martes se han vivido horas dramáticas en Marruecos debido al caso de Rayan, un menor de cinco años que cayó en un estrecho pozo de 32 metros de profundidad, por lo que efectivos de rescate marroquíes realizan trabajos a contrarreloj para salvar al pequeño.

A pesar de que Rayan quedó atrapado en el pozo debido a una accidental caída el pasado martes, los trabajos de rescate comenzaron el día de ayer cuando las autoridades acudieron tras una llamada del padre, quien explicó a medios locales que sospechaba de que su hijo se encontraba en el fondo.

Las autoridades utilizaron una cuerda para introducir en el pozo un móvil con la cámara encendida, con lo que lograron constatar que Rayan se encontraba dentro.

Tras confirmar la desafortunada noticia, comenzaron las tareas de rescate; en un inicio algunos voluntarios intentaron descender por una cuerda, pero la estrechez del pozo (entre 30 y 50 centímetros), provocó que quedaran atorados en el camino.

Por ello fue necesario utilizar máquinas excavadoras, las cuales realizaron un agujero paralelo al que cayó el infante; hasta el momento han logrado perforar más de 28 metros de forma vertical, según explican medios locales  a Efe.

Labores a contrarreloj para rescatar a menor que cayó a pozo en Marruecos

Los socorristas marroquíes se encuentran «extremadamente movilizados en estos momentos porque están mucho más cerca del pequeño», explicaron autoridades locales a Efe.

Hasta el momento no hay información sobre el estado de salud de Rayan, pero autoridades de Marruecos le han suministrado oxígeno y agua con azúcar para que se mantenga con vida.

En redes sociales, diferentes personas han enviado mensajes de apoyo y solidaridad por el caso del niño; incluso, algunos usuarios han cambiado su foto de perfil por la de Rayan.

Fuente: La Razón de México