El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Veracruz Norte informa sobre la importancia de realizar ejercicios constantes para mejorar la calidad de vida de los pacientes y retrasar el daño progresivo del Parkinson.

El neurólogo del Hospital General de Zona (HGZ) No. 11, Omar Alfredo Ramírez Tamayo, explicó que, la enfermedad de Parkinson es una patología neurodegenerativa que afecta a las células nerviosas del cerebro que controlan el movimiento de manera progresiva, es decir, que los síntomas aparecen gradualmente y empeoran lentamente.

El inicio de la enfermedad de Parkinson ocurre antes de los 45 años, siendo más común en hombres que en mujeres, su punto de mayor visibilidad es a los 65 aunque también puede presentarse en jóvenes y niños en un menor índice.

Los síntomas que se pueden presentar son problemas urinarios, estreñimiento, problemas de memoria, presión baja y trastornos psiquiátricos relacionados con depresión y ansiedad.

Las complicaciones pueden ser lentitud del pensamiento, salivación, pérdida de memoria, inestabilidad emocional, trastorno de ansiedad, impotencia sexual y rigidez.

Esta enfermedad no puede prevenirse; sin embargo, es importante que el paciente diagnosticado realice actividad física como: ejercicios de equilibrio y estiramientos para reducir las molestias y con ello retrasar el daño generado por el trastorno.

El especialista comentó que, en caso de presentar temblores en manos o pies que imposibiliten las actividades diarias o disminución en la velocidad de los movimientos, es necesario acudir a revisión a su Unidad de Medicina Familiar (UMF) para realizar una detección oportuna de la enfermedad.