Cuba presentará sus primeros cinco cafés especiales, denominación que engloba a los más exquisitos y caros del mundo, durante un congreso internacional que se celebrará en La Habana en octubre próximo, anunció este viernes un experto local.

Estos cinco cafés especiales fueron evaluados «por catadores (extranjeros) certificados como Q Graders», los más calificados del sector, y recibieron «un puntaje por encima de 85», explicó a la AFP el director científico del Instituto de Investigaciones Agroforestales de Cuba, Ramón Ramos.

Estos cafés, cosechados en zonas montañosas del oriente y centro del país, serán presentados a los especialistas que participarán en el IV Congreso de Café y Cacao, a desarrollarse del 10 al 14 de octubre, en el marco de una Convención Internacional Agroforestal, añadió Ramos.

Precisó que Cuba tiene algunos cafés certificados como el Crystal Mountain, que se cosecha en las montañas del Escambray, en el centro del país, pero no contaba hasta ahora con alguno con la categoría de especial, lo que consideró «un hito» en la historia de ese cultivo introducido en la isla en 1748.

La cata del café evalúa las características organolépticas de cada variedad (aroma, acidez, amargor, cuerpo y sabor) en una escala de 100 puntos. Para ser especial, un café debe superar los 80.

Según Ramos, una tonelada de café comercial oscila actualmente en el mercado «entre 4 mil y 5 mil dólares», pero un kilogramo de un café especial puede llegar a costar «hasta 10 mil dólares».

Es «un producto para mercados bien selectos y con lotes pequeños», anotó.

Explicó que los cafés especiales son cultivados generalmente «en alturas que están por encima de los mil 500 metros sobre el nivel del mar«, pero que en Cuba se logran «a unos «400 metros», en lo que inciden «factores geográficos y bondades climáticas que favorecen» su cosecha.

Cuba, que llegó a producir en 1960 más de 60 mil toneladas de café, cosechó el año pasado unas 11 mil 500 toneladas del aromático grano, de las cuales exportó mil 365, según cifras oficiales.

Fuente: Excelsior