Con realizarte la prueba una sola vez sabrás cuál es tu probabilidad de desarrollar cáncer cervicouterino, explicó el químico Alejandro Rocha García a El Heraldo Digital

El sangrado después de los encuentros sexuales y flujo vaginal anormal son dos de los principales síntomas del cáncer cervicouterino, una enfermedad que un año tras otro cobra de la vida de miles de mujeres tanto en México, como a nivel mundial. Uno de los principales problemas de esta afección es que al inicio no suele ocasionar sintomatología y de no tener un seguimiento médico con pruebas como el Papanicolau, se puede llegar a detectar hasta etapas avanzadas y por lo tanto complicar el tratamiento.

Es por ello que el personal de salud constantemente recomienda a las mujeres que después de iniciar su vida sexual comiencen a realizarse diversas pruebas médicas con las cuales detectar este u otros problemas de la salud. Y es que las personas con mayor riesgo de contraer la enfermedad no sólo son aquellas con antecedentes familiares, sino también quienes tienen el Virus del Papiloma Humano (VPH), una enfermedad que se transmite principalmente por contacto sexual.

La buena noticia es que tanto los médicos como los científicos constantemente están en búsqueda de nuevas formas de tratar el cáncer cervicouterino, así como de alternativas para su detección temprana. Uno de los recientes descubrimientos es la prueba de sangre Preventix, misma que ayuda a una identificación temprana, así como un resultado en el que se mide la probabilidad de un riesgo de la paciente para desarrollar esta enfermedad.

¿Qué es el cáncer cervicouterino?

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el cáncer cervicouterino es un tumor maligno que inicia en el cuello de la matriz y quienes tienen mayor riesgo de desarrollarlo son las mujeres de más de 30 años. La principal preocupación de esta afección es por un “crecimiento anormal de las células que se encuentran en el cuello de la matriz”.

Una de las razones por las que este tipo de cáncer es difícil de detectar es porque al inicio el cuello de la matriz presenta lesiones “tan pequeñas que no se pueden ver a simple vista y duran así varios años”; mientras que cuando comienzan a ser visibles mediante una exploración ginecológica, la afección ya se encuentra en una etapa avanzada.

Algunos de los síntomas son el sangrado anormal después de la relación sexual, entre los periodos menstruales o después de la menopausia, aumento del flujo de sangrado vía genital con mal olor, dolor de cadera y pérdida de peso. El IMSS enlista algunos de los factores de riesgo que se deben considerar, entre los que destacan:

  • Haber iniciado una vida sexual antes de los 18 años
  • Haber tenido más de 3 compañeros sexuales
  • Haber tenido más de 3 partos
  • Fumar
  • Problemas de desnutrición
  • Tener PVH, en especial los tipos 16 y 18
  • Tener VIH, ya que hay hasta seis veces más probabilidades de padecer cáncer de cuello uterino
Mantente atenta a los factores de riesgo. (Foto: Pexels)

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) destaca que se trata del “cuarto tipo de cáncer más frecuente en las mujeres de todo el mundo, con una incidencia estimada de 604 000 nuevos casos en 2020”. Asimismo, señala que de las 342 mil muertes estimadas por cáncer de cuello uterino en 2020, más del 90% tuvieron lugar en los países de ingresos bajos y medianos”.

En lo que respecta a cifras nacionales, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) precisó que tan sólo en 2020 “se registraron 1,086,743 defunciones en el país, de las cuales 8% (90,603) se debieron a tumores malignos. Asimismo, es importante que este tipo de cáncer ocupa los primeros lugares a causa de defunción.

“En las las mujeres, le siguieron por orden de importancia el tumor maligno del ovario; tumor maligno del cuello del útero y el tumor maligno de las meninges, del encéfalo y de otras partes del sistema nervioso central”.  Los casos del cáncer cervicouterino se dieron principalmente entre los 30 y 59 años con una tasa de 0.86 defunciones por cada 10 mil mujeres.

Preventix, una sola prueba, ¡sin dolor!

Uno de los factores más comunes por el que una mujer se resiste a realizarse pruebas periódicas como el Papanicolau es por la incomodidad que puede generar, ya que en el proceso un ginecólogo extrae las muestras de las células del cuello uterino por medio de un raspado para determinar la presencia de alguna enfermedad. Y es justo en esto en lo que se diferencia esta nueva prueba sanguínea desarrollada por el grupo Sofarma y el laboratorio Preventix, lanzada de la mano con Hospitales MAC.

El químico y jefe de laboratorio corporativo de hospitales MAC, Alejandro Rocha García, detalló a El Heraldo Digital que esta prueba es el resultado de 10 años de investigaciones en el campo clínico, algo que permitió que el resultado final y la disposición al público fuera el pasado mes de julio.

“Preventix es una prueba sanguínea corologica que detecta unos biomarcadores. ¿Qué son estos biomarcadores?, son como etiquetas que tiene nuestro cuerpo que nos dicen cómo está nuestro estado de salud”, explicó.

Algo relevante sobre esta prueba es que se trata de un complemento a los métodos que ya existen para la detección de esta afección y la mejor parte es que es un proceso totalmente diferente y más cómodo para las pacientes. “Nosotros podemos tomar una muestra de sangre y visualizar estos biomarcadores e inclusive cuantificarlos. Básicamente todas las células de nuestro cuerpo están nutridas por la sangre entonces existe una circulación (de sangre) por todo nuestro cuerpo y por eso es posible detectar las vías sanguínea como este coadyuvante o alternativa a todos los métodos actuales de detección de cáncer cervicouterino, agregó.

La prueba no sustituye tus visitas al ginecólogo. (Foto: Pexels)

Sobre este importante hallazgo, El Heraldo Digital también conversó con Valeria Benavides, líder de la Fundación PADMA, dedicada a apoyar a las mujeres con cualquier tipo de cáncer y que además buscan convertirse en madres. En se sentido, la activista que desde 2019 es cercana a este tipo de enfermedades señaló:

“Es importantísimo dedicar la investigación a este tipo de situaciones porque de acuerdo a la OMS, el cáncer es la principal causa de muerte a nivel mundial, así que definitivamente todos los esfuerzos que se puedan hacer a nivel local a nivel internacional tienen que apuntar a las enfermedades crónicas y a las enfermedades como el cáncer que son las más comunes a nivel mundial y también en nuestro país”.

Además, una de las metas que tienen tanto los Hospitales MAC como los laboratorios Preventix es dar a conocer esta prueba y con ello llegar a más personas y que se realicen sus chequeos rutinarios y sobre ello Valeria Benavides recordó que el cáncer cervicouterino está “dentro de los primeros tres tipos de cáncer más comunes en mujeres el hecho de poder diagnosticar a tiempo definitivamente podría ser una diferencia importante”.

“Es verdaderamente importante y sería un gran regalo que todas las mujeres podamos tener acceso sin importar el nivel socioeconómico a este tipo de estudios, que así como para el cáncer de mama existe la mastografía y el ultrasonido mamario, para detectar de manera oportuna y por supuesto la autoexploración, pues bueno hoy tenemos esta posibilidad de acceder a un estudio que nos permite detectar de manera temprana”.

Y es que algo que caracteriza a esta enfermedad es que en un inicio es silenciosa, es decir, que los síntomas se presentan una vez que el cáncer se encuentra en una etapa avanzada y con ello en muchos casos también se “que incrementa es el riesgo de perder la vida”.

¡Los sangrados después de la menstruación no son normales! (Foto: Pexels)

¿Con Preventix hay que dejar de realizarse otras pruebas?

 A pesar de la importancia de esta nueva prueba es fundamental que no se tome como una única alternativa, sino que sea un método más de confirmación con el cual combinar los chequeos médicos recurrentes, incluyendo el Papanicolau. La gran diferencia radica en que con Preventix sí se pueden olvidar las revisiones periódicas, ya que con una sola vez medirá el nivel de riesgo de las pacientes.

“Al ser un complemento, lo importante y una de las grandes diferencias que tiene es que Preventix ofrece una forma de detectar el nivel de riesgo, esto qué quiere decir, nos dice si es probable o poco probable que una mujer desarrolle cáncer cervicouterino”, precisó Alejandro Rocha García en su conversación con este medio.

En ese sentido detalló que la idea es que cualquier mujer en un “momento de duda”, ya sea por síntomas, por recomendaciones médicas o inclusive como una revisión de rutina al tener antecedentes familiares de este tipo de cáncer, se la realicen la prueba de Preventix para que “valoren su nivel de riesgo” y en caso que sea alto, tomar medidas al respecto.

“Bastaría (realizarla) una vez. Esta prueba lo que ofrejce de valor agregado es que es un tamizaje, cómo es un tamizaje (…) Me evalúan y me dicen que mi riesgo de padecer cáncer cervicouterino es bajo o es poco es poco probable, entonces puedo yo estar mucho más tranquilo”, destacó.

La única molestia será la de la aguja para sacar la sangre. (Foto: Pexels)

A pesar de ser un tamizaje, el jefe de laboratorio corporativo de hospitales MAC precisó que “nada de esto sustituye ir con nuestro ginecólogo y con nuestro médico para que nos hagan elecciones periódicas”. Lo ideal para quienes quieren realizarse esta prueba es que sean mayores de 18 años, que tengan o no antecedentes familiares con cáncer cervicouterino e inclusive se puede realizar aún cuando no se ha iniciado una vida sexual.

¿Dónde puedo realizarme la prueba?

Para todas las mujeres que quieren comprobar cuál es su nivel de riesgo de desarrollar cáncer cervicouterino, pueden hacerlo en cualquiera de los laboratorios de Preventix Group.

“Preventix justamente es desarrollada por el laboratorio y tiene un laboratorio en la Ciudad de México que es Preventix House que básicamente cualquier persona puede asistir a este laboratorio puede realizarse la prueba”, concluyó el experto de Hospitales MAC.

Fuente: El Heraldo de México.