La inflación se desaceleró más de lo esperado en julio en Estados Unidos, debido principalmente a la caída del precio de la gasolina, aunque igual permanece en un nivel muy alto y ello podría impulsar a la Reserva Federal  a subir fuertemente las tasas de interés otra vez.

Los precios al consumidor subieron un 8.5% en julio a nivel interanual, según el Índice de Precios al Consumidor (IPC) publicado el miércoles por el Departamento del Trabajo.

Y en el mes, la inflación es cero, lo que significa que los precios, contra todas las expectativas, no han aumentado en comparación con junio.

El IPC se mantuvo sin cambios el mes pasado después de haber subido un 1.3% en junio.

Los economistas esperaban un aumento del 0.2% en el IPC mensual en julio, luego de una caída de alrededor del 20% en el costo de la gasolina. 

Los precios en las gasolineras se habían disparado en la primera mitad de este año debido a la guerra en Ucrania, alcanzando un récord, en promedio, de más de 5 dólares por galón a mediados de junio, según el grupo de defensa de automovilistas AAA.

Sin embargo, la Fed ha indicado que se necesitarán varios descensos mensuales del crecimiento del IPC antes de que cese el endurecimiento de la política monetaria cada vez más agresivo que ha aplicado para controlar la inflación, que actualmente se encuentra en máximos de cuatro décadas.

Los precios al consumidor en Estados Unidos han aumentado debido a una serie de factores, incluidos los problemas de las cadenas de suministro globales, el estímulo gubernamental masivo del comienzo de la pandemia de covid-19 y la invasión a Ucrania por parte de Rusia.

Los alimentos son un componente del IPC que se mantuvo al alza en julio, con un aumento del 1.1% después de la subida de un 1.0% en junio.

Las presiones inflacionarias subyacentes, que excluyen los componentes volátiles de alimentos y energía, también mostraron algunas señales alentadoras.

El denominado IPC subyacente subió un 0.3% en julio tras haber ganado un 0.7% en junio, pero avanzó un 5.9% en los 12 meses a julio, al mismo ritmo que en junio.

El costo del alquiler y el alquiler equivalente de la residencia principal de los propietarios, que es lo que un propietario recibiría por alquilar una casa, se mantuvieron casi estables el mes pasado.

Los costos de vivienda comprenden alrededor del 40% de la medida básica del IPC.

Fuente: Excelsior