El pontífice apareció caminando con ayuda de un bastón en el Aula Pablo VI, mostrando signos de mejoría de sus problemas de rodilla.  

En vez de usar la silla de ruedas, el papa Francisco apareció este lunes en el Aula Pablo VI caminando con ayuda de un bastón, mostrando signos de mejoría de sus problemas de rodilla, informó la agencia Rome Reports.

El pontífice logró andar por sí solo, sin necesitar apoyo de sus colaboradores -como venía sucediendo en las últimas semanas-, durante una reunión con miembros del Camino Neocatecumenal, aunque el Vaticano no ofreció una actualización sobre su estado de salud.

Desde principios de mayo, Francisco, de 85 años, estuvo recurriendo a una silla de ruedas para sus actos públicos, debilitado por un fuerte dolor en su rodilla derecha.

Para aliviarlo, recibe regularmente inyecciones y sesiones de fisioterapia, según el Vaticano, que mantiene un perfil bajo sobre su salud.

Cardenales ovacionan a Francisco a su llegada al Aula Pablo VI. (Foto: Reuters)

El tratamiento «sigue su curso y está dando sus frutos», aseguró recientemente una fuente del Vaticano.

A inicios de junio, Francisco canceló su visita a República Democrática del Congo (RDC) y Sudán del Sur debido a sus malestares en la rodilla.

También suspendió otros actos, lo que ha acrecentado los rumores sobre su salud, y sobre su propio futuro como jefe de la Iglesia católica.

Sin embargo, el Papa mantuvo en pie su viaje en julio a Canadá, donde pedirá disculpas por los abusos y violencias cometidos en internados católicos contra pupilos de poblaciones autóctonas.

El viaje a Canadá, del 24 al 30 de julio, supone un importante paso para tratar el tema de los abusos sexuales a niños por parte de religiosos, y del encubrimiento de éstos durante décadas.

Fuente: Excélsior.