El tapatío ligó su tercera carrera entre los tres mejores al terminar segundo en el Gran Premio de Azerbaiyán, con lo que llegó a 20 en su trayectoria en la Fórmula 1

Checo Pérez ya hizo una costumbre subir al podio en las carreras de esta temporada en la Fórmula 1. El tapatío volvió a lucir en el trazado del Gran Premio de Azerbaiyán para ser segundo detrás de su compañero en Red Bull, Max Verstappen, y con ello también escalar al subliderato en el campeo nato de pilotos.

El buen momento de los pilotos de Red Bull se combinó con los estragos de Ferrari, que padeció con los abandonos de Charles Leclerc y Carlos Sainz por fallas en sus respectivos coches.

El piloto tapatío logró la segunda posición en una carrera que parecía estar a su favor. Adelantó a Leclerc en la arrancada, pero un error de Red Bull para aprovechar el primer virtual safety car ocasionado por el abandono de Sainz y una parada lenta posterior lo relegó detrás de Verstappen.

Checo quedó condenado a esa posición luego de que les pidieran desde el muro de pilotos no pelear por el objetivo de sacar el máximo partido del doble abandono de Ferrari, llevando a Red Bull a una ventaja de 80 puntos en el campeonato de constructores.

Desde la casa de Maranello, Mattia Binotto, director del equipo, pidió no caer en preocupaciones extremas por la pobre cosecha de puntos en las últimas dos carreras donde Red Bull ha colocado a sus dos pilotos en el podio.

George Russell se ubicó en la tercera posición. La salida de los dos mono plazas italianos le abrió la puerta para, nuevamente, superar a su compañero en Mercedes, Lewis Hamilton, quien fue cuarto y existen dudas que pueda competir en Canadá el próximo fin de semana.

ÉL QUERÍA MÁS

Checo Pérez mantiene un paso grandioso en la temporada con su tercer podio consecutivo y el quinto del curso, sin embargo, para el tapatío no fue del todo satisfactorio terminar segundo luego de que había lucido muy bien en las prácticas.

El mexicano consideró merecer más después de haber sido el más rápido en la primera y tercera práctica, así como haber largado desde el segundo puesto antes de adelantar a Charles Leclerc en la arrancada de la prueba.

En términos sencillos, no tuve el ritmo necesario”, dijo Pérez, luego de la carrera. Consideró que no meterlo a los pits para su cambio de neumáticos con el primer virtual safety car fue un error del equipo que perjudicó su carrera.

Por desgracia perdimos la parada bajo el coche de seguridad virtual por un error de comunicación. Y una vez que quisimos hacerlo ya era muy tarde. Tuvimos problemas de comunicación y eso nos perjudicó bastante”, dijo Pérez, quien tuvo que encaminarse a los boxes de inmediato, pero la orden le llegó en el momento que había superado el acceso a pits. “Fue un poco de mala suerte, porque eso nos habría hecho ganar la carrera cuando éramos líderes”.

Fuente: Excélsior.