Sobre la Cuenca del Valle de México, en el municipio de Tepeapulco, se ubica la última gran reserva natural de agua dulce; pobladores, autoridades y especialistas iniciaron trabajos para la limpieza de vegetación y preservación de especies

El único espacio de agua dulce natural en la Cuenca del Valle de México está en Hidalgo, en el municipio de Tepeapulco.

Se trata de la Laguna de Tecocomulco que se extiende en más de 24 kilómetros de espacio, y en donde en días pasados dio inicio el rescate de parte de la superficie que ha sido invadida por lirio.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Hidalgo espera recuperar una superficie de 142.8 hectáreas, de las cuales 104.24 serán controladas manualmente y 38.55 hectáreas más serán intervenidas a través de control mecánico.

En el arranque de las labores se hizo un exhorto a la población y autoridades participantes a adoptar las disposiciones en materia de seguridad y protección civil a efecto de que el desarrollo de las actividades se realice de forma óptima, sin contratiempos y evitando accidentes; guardando la distancia debida y permitiendo el paso y operación de la maquinaria.

Por lo anterior, acudieron los titulares de las Secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales; y de Desarrollo Agropecuario de Hidalgo (Sedragoh); las presidentas municipales de Apan y Tepeapulco; así como diputados locales y uno de los senadores hidalguenses.

Las autoridades acordaron continuar con la socialización permanentemente de este proyecto de control de lirio entre los ejidos y comunidades ribereñas con la finalidad de dar el mantenimiento debido a esta laguna que presta diversos servicios no sólo ambientales, sino turísticos y económicos. La dependencia brindó asesoría técnica a los municipios para la capacitación de las brigadas que realizan dicho control manual y da seguimiento técnico a las condicionantes del resolutivo de impacto ambiental.

El control mecánico será realizado a través de máquinas trituradoras denominadas “Retador”, de las cuales el fin de semana fue desembarcada una de ellas al cuerpo de agua a través del uso de una grúa de 20 toneladas.

Fuente: Milenio.