Revelaciones
Traición a la Patria
Margarito Escudero Luis

Los que ya pasamos de los 60 recordamos que, en la escuela primaria, nos inculcaron el amor a la Patria. Teníamos clases de Civismo y las ceremonias militarizadas llevaron la intención de identificarnos como mexicanos patriotas, dispuestos a defender a la Patria y que traicionarla se podía pagar hasta con la vida.

De hecho, nuestra Constitución contempla la traición a la Patria y señala cuáles son sus castigos.

Sin embargo, luego del terrible acontecimiento de octubre de 1968, los programas educativos comenzaron a transformarse, retiraron de las escuelas las materias que enseñaran a los jóvenes a pensar, a cuestionar. También quitaron la materia Civismo y las ceremonias de Honores a la Bandera se convirtieron en un martirio para los estudiantes y la escolta al Lábaro Patrio sería un castigo para aquellos que se portaran mal.

O sea, lo que antes fue un honor, hoy es un castigo.
¿Como y por qué cambió?

Puede que haya varias explicaciones, una de ellas para mantener dócil a la juventud, otro motivo puede ser la colonización gringa que ha llevado a la juventud a ponderar al país del norte y menospreciar lo nuestro.

Entonces, concepto como Patria puede que no se entienda en su real dimensión, mucho menos el concepto de Traición a la Patria.
Y es que se trata de una frase repetida mucho en los últimos días, luego que los diputados de la oposición al presidente, votarán en contra de la reforma eléctrica que busca evitar que la generación de energía caiga en manos extranjeras.

Hay muchos motivos para afirmar que los diputados opositores fueron sobornados por empresas extranjeras, españolas para ser precisos y la otra fracción los señaló como traidores a la Patria.
Si eso son, se les debe fincar responsabilidad y ser llevados a juicio y que no quede en su señalamiento de propaganda política que al final de cuentas sería pura simulación.

Si ya no existe el amor al país donde nacimos, si su Historia va quedando sepultada en medio de la invasión de héroes Marvel, si los personajes que forjaron nuestra Nación cada vez están más lejos de la realidad actual, difícilmente podremos entender por qué nos traicionaron aquellos que permitirían que extranjeros vinieran a llevarse nuestras riquezas.