La inspección de la ropa interior de los pilotos ha provocado molestia y polémica

En vísperas del Gran Premio de Australia de la Fórmula 1 hubo revuelo entre los pilotos porque la Federación Internacional del Automóvil (FIA) empezó a poner el foco en reglamentaciones de vestimenta. La polémica creció porque Lewis Hamilton adelantó su rechazo a la normativa que obliga a los competidores a quitarse todas las joyas, aros y cadenas.

El piloto estrella de Mercedes, siete veces campeón del mundo, explicó que por más que quisiera retirarse los elementos del cuerpo, no podría hacerlo. Además, Hamilton dijo que es una decisión que él mismo debe tomar sobre su cuerpo.

No tengo planes de quitarme las joyas en las carreras. De todos modos, algunas no me las puedo sacar. Las de mi oreja derecha están prácticamente soldadas. Así que tengo que cortarme la oreja para quitármelas. Por eso se quedarán”, dijo el deportista británico a los periodistas después de la carrera, según difundió Reuters. “Deberías poder ser quien eres”, insistió.

De hecho, el experimentado piloto inglés aprovechó para burlarse de la situación. “Sé que tienes un piercing en el pezón, hombre”, le dijo Hamilton en tono de broma a Verstappen, quien le siguió el juego. “¿Quieres verlo de nuevo?”, respondió el estrella del equipo Red Bull.

Toda la polémica comenzó en la previa de Australia, se decidió reforzar esta normativa.

El nuevo director de carrera, Niels Wittich, dijo a los conductores que se revisaría incluso el uso de la ropa interior antes de las carreras.

Otro de los pilotos que mostró su descontento fue el francés Pierre Gasly. En el sitio Motorsport, el piloto de Alpha Tauri ironizó sobre lo sucedido e invitó a Wittich a revisar uno por uno a los corredores.

Si quieren revisar mi culo, siéntanse libres, no tengo nada que ocultar. Mi pene, todo. Si eso les hace felices, siéntanse libres”, disparó Gasly.

La regla forma parte del Artículo 5, en el tercer capítulo del Apéndice L del Código Deportivo Internacional de la FIA que busca proteger a los pilotos en caso de una salida repentina del coche por un accidente. En 2005, la FIA impuso por primera vez “una prohibición inmediata del uso de joyas” y la regla fue posteriormente adoptada en el Código Deportivo Internacional.

Fuente: Excélsior.