El conflicto Rusia-Ucrania  ya genera volatilidad en los mercados principalmente de los alimentos, como el maíz y trigo, además de los fertilizantes, de los que México es un gran importador de Rusia.

El bloqueo naval ruso de la costa del Mar Negro ha imposibilitado la salida  de productos de Ucrania, considerado el “granero de Europa”.

Aunque el producto exista, no tiene cómo salir y, para subsanar el problema, Ucrania da salida a sus granos por ferrocarril, hacia Rumania y Bulgaria. Sin embargo, las medidas han sido insuficientes, dijo Juan Carlos Anaya, director del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA).

En entrevista con Pascal Beltrán del Río, para la Primera Emisión de Imagen Multicast, el asediado país, quinto productor a nivel mundial de maíz, y el tercer exportador, tiene “paradas” cerca de 15 millones de toneladas de granos, y con el inicio de la próxima temporada de siembra se corre el riesgo de que disminuya en los próximos meses la oferta de maíz, principalmente, lo que ha hecho que los precios de este grano incrementaran, señaló .

Estas afectaciones, señaló Anaya, ya se recienten en el caso de México, con incrementos en los precios del kilo de tortilla, de más de 20 por ciento. El producto pasó de los 16 pesos a los 19.27 pesos en esta primera quincena de marzo de 2022, respecto del mismo periodo del año pasado.

En el caso del maíz, los costos ya arrastraban una afectación de 40%, desde enero de este año, pero del 24 de febrero, cuando inició la invasión a Ucrania, a la fecha, el aumento es de 21 por ciento.

Aunque estos incrementos no responden únicamente al conflicto armado en Ucrania, ya que se ha disparado la demanda a nivel mundial; el sector pecuario sigue consumiendo y en Estados Unidos, por el aumento del precio del petróleo, ha derivado un aumento en la demanda de etanol.

A ello se suma el golpe de sequía en Brasil, con afectaciones en la primera cosecha de este ciclo, derivando en esta volatilidad de los precios, con el segundo amento más importante de la historia en los precios del maíz, sólo por debajo de los registros de septiembre de 2021.

Anaya dijo que, a pesar de que el conflicto en Europa del este parece no preocupar a las autoridades mexicanas, esta situación debería llevar a pensar en un plan de contingencia, porque a la primera quincena de marzo, la canasta básica volvió a incrementarse a 13.5%, a tasa anual, cuando al cierre de febrero estábamos a 13.1 por ciento.

Es el doble de la inflación, porque productos perecederos de la canasta básica, como frutas y hortalizas, tienen alta volatilidad, advirtió el director de GCMA.

Agregó que esta inflación “vemos que va a seguir aumentando, como ha ocurrido con nuestro socio comercial, EU, con una inflación más arriba que la mexicana. Y creo que el gobierno tiene que tomar medidas, porque esto le está pegando a la gente que menos tiene”.

Cada vez que sale a comprar sus productos de primera necesitad, les alcanza menos. Han dejado de comprar zapatos, ropa, porque lo último que dejas de hacer es dejar de comer”, concluyó.

Fuente: Excelsior