Desde que Rusia comenzó sus ataques contra Ucrania a principios de esta semana, los equipos deportivos, las ligas y los torneos con patrocinadores o anfitriones rusos han comenzado a replantear sus relaciones.

El equipo de futbol británico Manchester United anunció planes para cancelar su acuerdo de patrocinio de 40 millones de libras (52.4 mdd) con Aeroflot, la aerolínea rusa que tiene prohibido volar en el espacio aéreo del Reino Unido. En Alemania, el equipo de futbol FC Schalke 04 está eliminando al gigante petrolero ruso Gazprom como patrocinador de sus camisetas. Mientras tanto, el tabloide alemán Bild ya no mostrará el logo de Gazprom en las páginas impresas con camisetas del Schalke, reemplazándolo con el texto en alemán: “Libertad para Ucrania”. 

Según informes, la UEFA Champions League está considerando finalizar un acuerdo de patrocinio con Gazprom y ya anunció planes para trasladar el partido final en mayo de San Petersburgo a París.

Los patrocinios corporativos en los deportes suelen ser bienes inmuebles clave para los anunciantes y grandes generadores de dinero para las organizaciones que consiguen acuerdos. Pero cuando se trata de un conflicto internacional, lo que está en juego es mucho más que dinero, ya que las organizaciones rápidamente buscan distanciarse de Rusia, apoyar a Ucrania y evitar cualquier sanción inminente.

Los deportes, la política y las marcas están cada vez más “en un curso de colisión frontal”, dice el analista de marketing de Forrester Dipanjan Chatterjee, quien señaló el reciente silencio de los patrocinadores olímpicos en China y las respuestas mixtas de los patrocinadores de Novak Djokovic después de que la estrella del tenis tuviera problemas en Australia por su estatus de vacunación contra el Covid-19.

“Cuando las marcas se ven en apuros y se ven obligadas a tomar una posición, lo hacen de dos maneras: primero, y la manera más fácil, es actuar sobre un valor central”, dice Chatterjee. “Otros deben averiguar por sí mismos qué generará una respuesta y qué pasaría si guardan silencio. Es probable que la mayoría de las marcas consideren un acto de agresión militar como una clara violación normativa, y es más probable que se pronuncien y actúen en su contra”.

Antes de la carrera de pretemporada del Circuito de Cataluña del viernes en Barcelona, ​​el equipo estadounidense de Fórmula 1 Haas anunció el jueves que sus autos serán blancos y no presentarán los colores habituales de la bandera rusa ni el logotipo de su patrocinador principal, Uralkali. Sin embargo, un portavoz se negó a hacer más comentarios aparte de confirmar que el piloto del equipo, Nikita Mazepin, hijo del multimillonario ruso Dmitry Mazepin, continuaría participando. Otras competiciones deportivas también se están mudando fuera de Rusia. El ATP Tour ha cancelado su torneo de tenis en Moscú, y el equipo finlandés de hockey Jokerit Helsinki abandona la liga rusa de hockey KHL. La Fórmula Uno también canceló su Gran Premio de Rusia en Sochi, que estaba programado para septiembre.

“Si bien la mayoría de las ligas y equipos deportivos internacionales prefieren mantenerse alejados de la política partidista en su proceso de gobierno, la seguridad de los atletas y la seguridad de los eventos supera estas aversiones”, dice Andrew Frank, analista de marketing de Gartner. “También existe un claro deseo de evitar ser señalado como un caso atípico cuando el sentimiento público se mueve rápida y abrumadoramente a favor del activismo. Creo que el impacto colectivo de estas decisiones en la difusión de la conciencia y la indignación entre las poblaciones principales es un factor importante en las relaciones públicas”.

Ahora también hay preguntas sobre lo que sucederá con las empresas estadounidenses y los equipos que tienen asociaciones existentes con empresas rusas. La National Hockey League (NHL) también ha anunciado acuerdos recientemente: uno con la compañía de apuestas deportivas Liga Stavok como el primer socio exclusivo de la NHL en Rusia y otro con el gigante de búsquedas ruso Yandex como socio de transmisión de la liga en dicho país. 

Cuando le preguntó sobre el estado de los acuerdos, la NHL no respondió a múltiples solicitudes de comentarios. Y en el mundo de la tecnología, la división de juegos de HP Inc., HyperX, anunció a principios de este mes que patrocinaría al equipo de futbol ruso Spartak de Moscú. Sin embargo, un portavoz se negó a dar más detalles sobre si el conflicto afectará el acuerdo. 

“Tenemos patrocinios de juegos en todo el mundo para unir a las personas en torno al deporte”, dijo el portavoz de HyperX, Mark Tekunoff, en un comunicado el viernes por la noche. “En este momento, nuestro enfoque es apoyar a nuestros empleados, socios y sus seres queridos que pueden estar en peligro. Estamos revisando de cerca los requisitos de la administración de Estados Unidos por cualquier impacto que pueda tener en la actividad en la región”.

Fuente: Forbes.