Aficionados formaron una cruz con veladoras en las afueras del estadio Jalisco, en Guadalajara, tras los enfrentamientos ocurridos en el partido del pasado sábado entre Querétaro y Atlas, en el estadio de La Corregidora. El gobernador queretano, Mauricio Kuri, confimó que el saldo oficial de la batalla campal era de 26 lesionados. 

“Mis hijos me dijeron que nunca más quieren ir a un estadio de futbol”, relató el usuario de Twitter @ClementeRubio2 sobre su experiencia durante la batalla campal desatada la tarde del sábado durante el partido entre los Gallos Blancos de Querétaro y los rojinegros del Atlas, en el estadio Corregidora, en la capital queretana.

“Estaba con mis hijos de siete y nueve años en la platea y de ahí mirábamos todo. Me arrepiento de llevarlos. Gracias a Dios, a la zona en que estábamos no llegaron las broncas, pero fue desagradable no poder salir por lo que ocurría. Fue algo muy feo, sólo pude voltearlos (a los niños) de espaldas a la cancha”.

La usuaria del perfil @MalcriadacomoNairobi fue a apoyar al equipo jalisciense con su jersey rojinegro, pero poco después de que comenzó la gresca en las gradas intentó abandonar el recinto. Entre el caos, un niño le dio su playera del Querétaro para que pasara inadvertida y no fuera agredida por fanáticos del equipo local.

“Gracias al niño de Querétaro que me dio su camisa para poder salir del estadio con bien. Espero de todo corazón Dios que te bendiga mucho”, publicó.

“Fue un día muy difícil, sigo en shock; jamás imaginé tener que estar resguardada en un túnel con miedo a ser agredida. Fue algo impresionante tener que correr mientras veías gente sangrando, niños llorando, familias huyendo, personas tiradas mientras otros les pateaban la cabeza (…) El futbol no es esto, el futbol no es lágrimas, el futbol no es miedo, ¡ni mucho menos sangre!”, reprochó.

El usuario OscarTCR afirmó que fue “lo peor” que ha visto y aseguró que nunca volverá a acercarse siquiera al estadio Corregidora: “Tengo fotos que, si las vieran, entenderían por qué tengo ganas de vomitar; me tocó ver lo peor. En mi pinche vida me vuelvo a parar ahí y por mínimo espero que en su puta vida Gallos vuelvan al futbol. No es la primera vez que sucede esto”.

En redes sociales continuaron circulando videos en los que se aprecia a sujetos que portaban armas punzocortantes y palos; inclusive se ve a algunos individuos que actuaban en forma organizada y se comunicaban con equipos de radio.

Fuente: La Jornada.