Implicados en video porno podrían enfrentar hasta dos años de prisión

Enrique Alfaro afirma que ya realizan investigaciones para deslindar responsabilidades

GUADALAJARA, JALISCO (29/MAR/2017).- Las personas implicadas en la grabación de un video erótico en el Panteón de Mezquitán podrían enfrentar hasta dos años de cárcel. El Código Penal del Estado de Jalisco califica como un delito contra la moral pública la realización de actos obscenos en lugares públicos.

Según el Artículo 135 párrafo II se castiga con dos meses a tres años de prisión “al que en sitio público y por cualquier medio ejecute, y haga ejecutar por otro u otros, exhibiciones obscenas o al que lo haga en privado, pero de manera que pueda ser visto por el público”.

La actriz porno Janeth Rubio, conocida como “La Prima”, grabó un video con contenido sexual explícito en compañía de otro modelo sobre tumbas del cementerio más antiguo en funciones del municipio (abrió en 1896). La historia se desarrolla a partir de la línea argumental de que había acudido al sitio a visitar a un exnovio.

Además, los servidores públicos que facilitaron la grabación también habrían cometido el delito de desvío y aprovechamiento indebido de atribuciones y facultades según el Artículo 152 párrafo I del Código Penal porque otorgaron indebidamente la explotación, aprovechamiento y uso de bienes propiedad del municipio.

El municipio no otorga permisos para la grabación de videos con erótico en edificios municipales, pues además de ser un delito, esta conducta la prohíbe el Reglamento de Policía y Buen Gobierno que la castiga con multas de 10 a 25 salarios mínimos o arresto administrativo de 36 horas.

El presidente municipal,Enrique Alfaro, afirmó que ya realizan las investigaciones correspondientes para deslindar responsabilidades y consideró que el video fue grabado de forma clandestina pues indicó que la Dirección de Cementerios no cuenta con personal suficiente para vigilar toda la extensión de los panteones. Aseguró que presentarán las denuncias contra las personas implicadas.

EL INFORMADOR / VIRGINIA ARENAS