Frentes Políticos

1.  Eficacia comprobada. En la Ciudad de México delinquir es un reto mayor. Omar García Harfuch, secretario de Seguridad Ciudadana, puso en marcha el programa de fortalecimiento de cuadrantes en las siete alcaldías con mayor incidencia delictiva, Álvaro Obregón, Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero, Miguel Hidalgo, Iztapalapa, Tlalpan y Xochimilco. Gracias a la tecnología aplicada, además, es ya común que tras un seguimiento mediante cámaras, se ubique a los criminales. Y es que García Harfuch no descansa. Fue el artífice del exitoso despliegue operativo para garantizar la seguridad y movilidad durante la VI Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y Gobierno de la Celac. Está en todo. Cumplir con creces le sale bien.

2. Dinámico. Con un esmero propio de los políticos que llevan la responsabilidad en el ADN, Cuauhtémoc Ochoa, diputado federal por Hidalgo, no sólo ha estado atento a los acontecimientos que asolaron a Tula, cuya inundación causó estragos en la región. Con trabajo de a pie, cercano a la gente y a las comunidades presentó el plan de reconstrucción Hidalgo se Levanta, y que, entre otros puntos, pide ampliar la cobertura de los Bonos Catastróficos para atender las zonas afectadas. Por su incesante labor, ayer, durante el Consejo Estatal de Morena, Ochoa fue muy bien recibido. No pasa inadvertido el arduo trabajo de base y su compromiso con el cambio. Talante renovador, el suyo.

3. Criminales de escritorio. Privó la ineficiencia, el desorden y la opacidad en la reconstrucción después del sismo de 2017, determinó la Auditoría Superior de la Federación. El inconcluso proceso da cuenta de las características que privaron en diversas instancias de la administración pública federal y estatal, dejando sin vivienda, sin escuelas y sin servicios de salud a millones de mexicanos. Ése es el panorama que puede documentarse con los hallazgos de la ASF que, al revisar lo sucedido, concluyó que la Sedatu, a cargo de Rosario Robles, no garantizó una asignación transparente y efectiva de apoyos a los damnificados, entre otros puntos. Malos manejos a mitad de la desolación, el desastre y la necesidad. Imperdonable.

4. Punto a favor. El gobierno de México, a través de las secretarías de Relaciones Exteriores y Cultura, así como el Instituto Nacional de Antropología e Historia, se congratuló por la cancelación de la subasta organizada por la Casa Bertolami Fine Arts, que se celebraría el pasado 16 de septiembre, en Roma, Italia, y en la cual se habían puesto a la venta 17 piezas que forman parte del patrimonio arqueológico mexicano. Alejandra Frausto, titular de Cultura, aseguró que esto “es fruto de la diplomacia cultural, del diálogo y del trabajo permanente de dos naciones que reconocen en su patrimonio uno de sus mayores tesoros, símbolos de su historia, de su identidad y de lo más sagrado que tienen sus pueblos”. La Cancillería, bien.

5.    Crónica de una muerte anunciada. En una denuncia de hechos, fechada el mismo día de su asesinato, el magistrado Enrique Pacheco Martínez, señaló que un exsubprocurador de Oaxaca, su suegro y un “sicario” lo habían amenazado de muerte. Minutos antes de salir de su casa y ser asesinado el lunes 13 de septiembre, el magistrado del Tribunal de Justicia Administrativa de Oaxaca, echó un último vistazo a una relatoría de hechos dirigida al fiscal del estado, al Congreso local y al gobernador Alejandro Murat Hinojosa. En la denuncia, redactada entre el jueves 9 y viernes 10 de septiembre, Pacheco Martínez dejó constancia, con pruebas, de los sucesos que envolverían su ejecución. Lo insultante: la impunidad que impera en éste y muchos casos más.

Fuente Excelsior