“Voy a Tokio por el oro”: Briseida Acosta

La sinaloense, quien logró su pase tras doblar a María Espinoza, quiere continuar en la senda de las preseas.

MIAMI.

En los Juegos Olímpicos de Tokio, el deporte mexicano no contará con dos mujeres que eran promesa de medalla, pero esa responsabilidad de lograr un metal recaerá en la taekwondoina Briseida Acosta, quien se clasificó tras librar un legendario combate contra una leyenda de su disciplina.

Voy a Tokio por el oro”, prometió Acosta, quien se prepara en Miami, separada de la selección mexicana de taekwondo. “Sé que uno como deportista no debe comprometerse porque pueden pasar muchas cosas, pero yo me he preparado para ganar esa medalla”.

La clavadista Paola Espinosa no irá a sus quintos Olímpicos por no haber superado un control técnico de la Federación Mexicana de Natación. La bajacaliforniana había logrado la plaza olímpica para el país, pero no logró un sitio en la delegación, por lo que incluso encendió polémica al culpar a la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) de ello.

Por su lado, María del Rosario Espinoza se preparaba para ir a los JO por su cuarta medalla, pero en la última prueba se topó con Acosta.

Briseida nació en Navolato, Sinaloa, el 30 de agosto de 1993. Recibió el taekwondo por herencia, ya que su padre, José Juan Acosta, se encargó de inculcárselo a ella y sus otros dos hijos.

La niña comenzó a practicar a los seis años; mostraba aptitudes, por lo que, a los siete, José Juan decidió integrarla al grupo que él entrenaba en la Universidad Autónoma de Sinaloa. La entrada a las grandes competencias se le dio a los 10 años en una Olimpiada Nacional, pero en las tres primeras oportunidades se fue con las manos vacías. Por fin en Michoacán 2006 logró una plata y en San Luis Potosí 2008, el oro. Después fue subcampeona en los Olímpicos de la Juventud Singapur 2010.

Luego, en los 73 kilos, se adjudicó preseas en Mundiales: la plata en Puebla 2013, al perder la final contra la rusa Olga Ivanova, y el bronce en Manchester 2019.

En esa misma categoría, Briseida es multimedallista en Campeonatos Panamericanos: una de oro en Aguascalientes 2014, dos de plata en Spokane 2018 y Cancún 2021 y una de bronce en Querétaro 2016.

Mientras Acosta se hacía de un nombre en la escena internacional, la figura era María del Rosario Espinoza, tres veces medallista olímpica en más de 67 kilos: oro en Beijing 2018, bronce en Londres 2012 y plata en Río 2016.

El 29 de julio de 2019, Briseida logró el oro en los Panamericanos Lima 2019 al imponerse en la final a la colombiana Gloria Mosquera. Ése fue un llamado de advertencia para Espinoza, casi seis años mayor.

El 15 de mayo de 2021, Acosta y Espinoza tuvieron que medirse en un selectivo para lograr lel pase a Tokio: Briseida se impuso 2-1 en tiempo extra. “Después del combate contra María no hubo muchas palabras entre nosotras, pero le agradecí que mucho porque es mi competidora directa”, expresó.

Acosta estará en Tokio como favorita; desde Sidney 2000, México es considerado como una potencia del taekwondo con siete medallas: dos oros, dos platas y tres bronces.

EL CAMINO EN JAPÓN NO SERÁ FÁCIL PARA LA DEBUTANTE

El camino de Briseida Acosta en los Juegos Olímpicos de Tokio podría enfrentarla ante la británica Bianca Walkden, bronce en Río de Janeiro 2016, o contra la china Shuyin Zheng, oro en la justa brasileña de hace cinco años luego de vencer en la final a María del Rosario Espinoza.

El lunes 26 de julio a las 20:00 horas (tiempo del centro de México), Acosta hará su debut en una justa helénica en la categoría más de 67 kilogramos.

Si la sinaloense logra avanzar a las semifinales, competirá el martes 27 a las 2:00 o 2:30 horas. Si no llega a la final, peleará por la presea de bronce ese mismo día a las 6:30 horas.

Si Briseida logra llegar a la final en sus primeros Olímpicos, el combate por el oro será a las 7:30 horas.

Fuente: Excelsior