Su madre murió en pleno partido y él pitó hasta el 90′

Era noviembre del 2018, se jugaba el Holanda vs. Alemania de la UEFA Nations League, un partido que terminó 2-2 con estrellas mundiales en la cancha como Toni Kroos, Timo Werner, Leroy Sané, Quincy Promes y Virgil Van Dijk, sin embargo, el hombre que se llevó los reflectores esa noche por su increíble profesionalismo fue el árbitro central, Ovidiu Hategan.

No fue algo dentro del terreno de juego lo que le ganó el reconocimiento al silbante rumano, sino su entereza para continuar trabajando pese a enterarse al medio tiempo que su madre había muerto minutos antes en su país natal.

De acuerdo a testimonios de los propios jugadores, notaban algo raro en el juez central, quien pese a todo mantuvo la compostura y llevó las riendas de un juego que significó el pase de los Países Bajos a las Semifinales de la primera edición de la Nations League, aunque en cuanto pitó el final soltó a llorar en el campo.

Desconcertados por el llanto de Ovidiu Hategan, el capitán de los holandeses, Virgil Van Dijk, se acercó a preguntarle qué ocurría y fue hasta entonces que el árbitro compartió la trágica muerte de su madre con alguien, a lo que el futbolista atinó a darle un abrazo.

«Le di mi apoyo y le dije que había arbitrado bien. No fue gran cosa, pero espero que le haya ayudado», contó tras el juego en entrevista.

Fuente Medio tiempo