“¿Andar de alzadedos a mi edad? ¡No jodas…!”

02 de Mayo de 2020

El senador de Morena, Armando Guadiana, 74 años, tiene muy claro que al Presidente sólo se le puede ayudar “dentro del respeto entre poderes”, y sin violar la Constitución.

Por eso está en contra de la iniciativa que pretende otorgar al Presidente facultades en materia de Presupuesto, las cuales sólo tiene la Cámara de Diputados.

“¿Andar de alzadedos a mi edad? ¡No jodas!”, nos dijo.

No es el único legislador de Morena que se opone a la iniciativa que adiciona la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria (LPRH) para que el jefe del Ejecutivo pueda hacer reasignaciones presupuestales (10% del total, en principio) sin la aprobación de los diputados.

Esto equivale a más de 600 mil millones de pesos, si tomamos en cuenta que el presupuesto 2020 es de más de seis billones de pesos.

Ya se han manifestado públicamente en contra de este atraco Porfirio Muñoz Ledo, Javier Uriel Aguirre, suplente de Ramírez Cuéllar; Lorena Villavicencio, y el propio Guadiana. El más duro, sin embargo, ha sido el senador Germán Martínez, expanista, quien afirmó, en un video, que decirle que sí a todo lo que quiere el Presidente es “lambisconería pura”.

¿Oíste, Mario Delgado?

Y es que el jefe de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados es el principal promotor de la iniciativa del Presidente. En rueda de prensa, celebrada en el Senado, trató de convencer de que lo que la iniciativa busca es acotar la discrecionalidad absoluta de la que goza actualmente el Jefe de la Nación. ¡Ajá!

Ya encarrerado afirmó que los que criticamos la propuesta, con el argumento de que viola  el artículo 74 de la Constitución y de que es un golpe a la división de poderes, traemos una “confusión mental permanente” o estamos manipulados por la oposición.

“La ley actual dice que cuando hay cambios mayores al 5% en el presupuesto el Ejecutivo tiene que informarle a la Cámara de Diputados y se acabó”, dijo.

Añadió: “¿Cuánto es mayor al 5%? Puede ser el 100%”.

Falso. El presupuesto no puede ser reasignado al 100% porque la mayor parte de los recursos salen etiquetados y no los puede mover. Por ejemplo, las participaciones federales. Utilizó también el pasado para ilustrar su postura. Dijo que en regímenes anteriores se llegaron a reasignar hasta ocho puntos del PIB, y que eso ocurrió “sin pena ni gloria”.

—¿No dicen que son diferentes? —preguntamos.

—Sí, somos diferentes. No queremos que el Presidente tenga una discrecionalidad del 100% —reviró.

*Mario andaba ayer de mal humor. No hubo condiciones para convocar a un periodo extraordinario el 5 de mayo. No pudo quedar bien con el hombre de Palacio.

En Twitter aseguró que la decisión de no convocar dentro del periodo deriva de una sugerencia del doctor López-Gatell, vocero del gobierno federal en asuntos del COVID-19, de no sesionar en dos semanas.

La realidad sugiere otra cosa. Ni Morena ni sus aliados tenían la mayoría calificada en la Permanente (25 votos) debido a que el llamado bloque de contención (PAN, PRI, PRD, MC) se mantuvo cohesionado y no cedió el voto que les faltaba.

Lo decimos porque desde hace días estamos en fase 3, pero apenas ayer, ya con los legisladores en el Senado, anunciaron que  no convocarían al extraordinario. Huele más bien a que intentaron evitar que se viera como un triunfo de la oposición.

*Derecho de réplica. Nos escribió don Guillermo Elizondo, reconocido importador de fertilizantes, para aclarar que no se opone a la construcción de la planta de amoniaco en Topolobampo, Sinaloa, por interés personal, como sugerimos en una columna anterior (Excélsior 04-28-20). “Hay otro proyecto industrial para Topolobampo de mayor inversión, que está esperando la aprobación de la planta de amoniaco para iniciarse. Si se cancela se llevarán la inversión a otro país”, escribe.

Aclara que no tiene relación alguna con el juez sexto de Los Mochis, quien tiene congelados los amparos que impiden la construcción de la planta, y que la foto en la que aparece su hijo Alejandro, en Topolobampo, “es con aficionados a deportes acuáticos y no con alborotadores que se oponen a la planta”.

La carta es mucho más extensa, pero por razones de espacio es imposible reproducirla en su totalidad.

Fuente: Excelsior