Inseguridad y autocrítica

 

Nudo gordiano

YURIRIA SIERRA

Según los datos del Gabinete de Seguridad, fue el 4 de agosto el día que más muertes se contabilizaron; una jornada que pasó desapercibida, pues los ojos estaban puestos en el tiroteo en El Paso.

03 de Septiembre de 2019

La autocrítica, imposible de pasar por alto. La realidad que habría roto el espejismo con el que intentan disfrazarla: 79 muertos cada 24 horas durante el mes de agosto. Casi dos mil 500 en 31 días. Y ni siquiera el terrible episodio del bar Caballo Blanco, en Coatzacoalcos, se apunta como uno de los días más oscuros. Son datos revelados un día después del primer Informe de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Son las mismas cifras que reciben los integrantes del Gabinete de Seguridad, que se reúnen con el Presidente una hora antes de que éste salga a su conferencia matutina, en Palacio Nacional.

“Todavía padecemos de inseguridad y de violencia (…) Trabajar mucho porque no son buenos los resultados en cuanto a la disminución de la incidencia delictiva y está atendiéndose el problema, pero constituye nuestro principal desafío (…) Soy perseverante y puedo decir que estoy seguro de que vamos a lograr serenar el país y se va a pacificar México…”, expresó el Presidente frente a sus invitados en su “primer-tercer” informe. No había elementos para decir lo contrario. Guanajuato, Baja California, Jalisco, Michoacán y Guerrero, como los estados que más muertes violentas acumularon en el mes que acaba de terminar, batallando con las cifras que registraron en el pasado, en junio, por ejemplo, el periodo más sanguinario en lo que va del año.

Según los datos del Gabinete de Seguridad, fue el 4 de agosto el día que más muertes se contabilizaron; una jornada que pasó desapercibida, pues los ojos estaban puestos en el tiroteo en El Paso, donde un día antes murieron 22 personas. Y si estas muertes nos horrorizaron, ¿cuál habría sido nuestra reacción al saber que la crudeza de la violencia estuvo mucho más cerca de lo que pensamos?

Han pasado más de dos meses desde el inicio de operaciones de la Guardia Nacional. Que agosto se anote como el mes más violento del año no parece alentador, como tampoco lo fueron las movilizaciones de policías federales que no querían incorporarse a la Guardia. Según cifras de la corporación, actualmente hay 56 mil 191 elementos desplegados en 32 estados del país. Estado de México, Michoacán, Jalisco, Oaxaca, CDMX, Guerrero, Veracruz, Chiapas, Puebla y Guanajuato son las entidades donde hay mayor presencia; sólo ellos concentran el 57 por ciento. Sin embargo, son Guanajuato, Estado de México, Jalisco, Baja California, Chihuahua, Michoacán, CDMX, Guerrero, Puebla y Michoacán donde se cuentan el 60% de asesinatos ocurridos entre enero y junio pasados. Algo sucede que la Guardia no se está desplegando en los lugares donde urge su presencia. Hasta el 31 de agosto se anotan 30 mil 137 homicidios en todo el país. Al Presidente lo cuida el pueblo, dijo también López Obrador en su informe… al pueblo, ¿quién?

 

ADDENDUM

Y mientras la violencia continúa impune, están los gobernadores que se han encargado de blindar sus estados. Contracorriente, Mauricio Vila ha posicionado a Yucatán como una de las entidades más seguras del país. Así lo perciben los yucatecos. Así lo demuestran las cifras. Cuando junio, el mes más violento del año, en estados como Baja California, se contaron 272 asesinatos, según datos del SESNSP; en Yucatán, sólo se registraron dos. Según una encuesta realizada por Arias Consultores, al final de la lista, de quienes no han mejorado la seguridad en su entidad: Enrique Alfaro, de Jalisco; Kiko Vega, de Baja California, y Cuauhtémoc Blanco, de Morelos. Aunque en el nivel de aprobación se cuela Jaime Rodríguez Calderón al último lugar. El Bronco tiene palomita apenas por un 6%, según el estudio de opinión.

Fuente: Excelsior