Celebración a la cultura peruana, la clausura de los JP Lima 2019

 

Está claro que los peruanos se encuentran orgullosos de su cultura. Hicieron extensas referencias a la misma durante las ceremonias que marcaron el principio y el fin del suceso deportivo más relevante que haya organizado su país en la historia. Y luego de clausurar los Juegos Panamericanos, esta nación se enorgullecerá también de haberlos llevado a buen término sin mayores contratiempos.

Perú puso fin este domingo a la festividad deportiva del continente, que abarcó 18 días de competencias, mediante un espectácu-lo en que participó un millar de artistas, antes de entregar la estafeta a Santiago de Chile, la sede de las justas continentales dentro de cuatro años.

Jorge Muñoz, alcalde de Lima, entregó la bandera recién arriada de los Juegos Panamericanos a Neven Ilic, presidente de Panam Sports, quien a su vez la pasó al presidente chileno Sebastián Piñera. Con ello, recae ahora en Chile la responsabilidad de llevar a cabo el mayor encuentro deportivo en su territorio desde 1962, cuando fue sede del Mundial de futbol.

En el Estadio Nacional, con una capacidad de 50 mil espectadores, el mismo recinto en que se realizó la inauguración el 26 de julio, el espectáculo de cierre hizo un recuento sobre la configuración del Perú actual, desde el surgimiento de la agricultura hasta la época actual, pasando por referencias a las culturas inca y mochica, las distintas regiones de la nación, así como distintos bailes regionales.

Esta noche celebramos a Lima, la nueva capital del deporte de América, con sedes deportivas dignas de los atletas más grandes del mundo y listas para servir a los jóvenes y ciudadanos del Perú, manifestó Carlos Neuhaus, presidente del comité organizador. Los futuros campeones del deporte y de la vida, nuestra generación de oro, a todos los que nos ayudaron a lograr esta trasformación.

Desfilaron deportistas de los 41 países participantes, en unos juegos cuyo programa deparó el debut del surf y del fisicoculturismo. De 61 disciplinas deportivas, 21 repartieron boletos para los Juegos Olímpicos del año próximo en Tokio.

El abanderado de México en la clausura fue el atleta duranguense Fernando Daniel Martínez Estrada, quien conquistó el oro en los cinco mil metros. Uno de los 37 metales dorados que obtuvo la delegación tricolor para colocarse en el tercer lugar histórico de la jus-ta continental.

Con un costo de unos mil 200 millones de dólares en su organización, los juegos se desarrollaron sin mayores imprevistos. Las mayores quejas de periodistas y atletas se limitaron a las condiciones meteorológicas, en uno de los inviernos más fríos de los que se tenga registro en Lima, con temperaturas que oscilaron en los 15 grados Celsius, alta humedad y un sol que apenas se asomó tímidamente durante un par de horas durante todo el transcur-so de los Panamericanos.

Eso sí, no tantos limeños se presentaron en las competiciones, dentro de recintos cuyos graderíos se veían muchas veces semivacíos.

Los mejores Juegos Panamericanos de la historia, proclamó Neven Ilic, presidente de Panam Sports, la organización rectora de esta competencia, ante la aclamación del público.

Longoria representará el movimiento olímpico

Dicho organismo nombró hoy a la raquetbolista mexicana Paola Longoria, ganadora de tres medallas de oro en Lima, y quien ahora posee nueve preseas doradas continentales, como integrante de la comisión de atletas para representar el movimiento olímpico.

Fuente: La Jornada