El día en que murió Michael Jackson

Michael Jackson, en una imagen del documental ‘This Is It’, que filmó sus ensayos en Los Ángeles de su última gira.

El 25 de junio de 2009, su muerte sorprendió al mundo. Diez años después, el legado artístico del cantante se mezcla con el recuerdo de la espiral de ansiedad y drogas que acabó con su vida.

 

Para María Escobar, la tarde del 25 de junio de 2009 empieza en algún momento después de comer, en Santiago de Chile, cuando puso la televisión. “Era la primera noticia del informativo. Pero han dicho tantas cosas de él que no me lo creía. Solo me lo creí cuando vi a Germaine confirmar la noticia. Después, llorar y llorar». Millones de personas en todo el mundo estaban en ese momento haciendo lo mismo, en el último acontecimiento mundial retransmitido por televisión. Michael Jackson había muerto.

Una década después de Michael Jackson quedan ese tipo de cosas. Lugares y flores. La mayoría está en Los Ángeles, donde vivió y pasó los últimos días y horas antes de morir a los 50 años. Con millones de personas preguntándose por qué murió, por qué él, cómo fue, la reconstrucción de esas últimas horas ha sido obsesiva desde entonces. La rutina privada ultrasecreta de Jackson salió a la luz por completo durante el juicio contra Conrad Murray, el médico que le administró una dosis de sedante letal. Conrad fue condenado a cuatro años de prisión por homicidio involuntario.

La cronología de la muerte de Michael Jackson, sin embargo, empieza dos meses y medio antes, el 5 de marzo. Ese día Jackson anunció en Londres This Is It, una serie de conciertos en el O2 Arena de la capital británica que empezarían el 13 de julio. Fueron sus últimas palabras en público. Jackson se había comprometido a 10 fechas. Un millón de personas de todo el mundo se registraron para comprar entradas en las primeras 24 horas tras el anuncio. Al día siguiente, la promotora anunció 40 conciertos más. Iba a ser el gran regreso de Michael Jackson. Tenía fama de ser obsesivamente perfeccionista. Distintas personas de su entorno contaron a partir de ese momento que sentía una enorme presión.

Según varios testigos, Jackson era adicto a los analgésicos desde las quemaduras que sufrió en un accidente en 1984. Las acusaciones de abusos sexuales a menores a las que se enfrentó a partir de 1993 y, sobre todo, el segundo juicio sobre este asunto, en 2005 —en el que fue absuelto—, le hundieron en un hoyo de adicción y soledad cada vez más profundo. Esos episodios volvieron a salir a la luz este año con el documental Leaving Neverland,que daba voz a dos presuntas víctimas.