Advierten riesgos de la Guardia Nacional

 

 

Alertan sobre los peligros de dotar al nuevo cuerpo de seguridad de un perfil militar sin un plazo máximo de vida

 

 

 

CIUDAD DE MÉXICO.- Entre lágrimas de personas que perdieron a sus hijos, hermanos, padres y amigos, en manos de las Fuerzas Armadas, el Senado fue un escenario en el que fue constante la advertencia de que la Guardia Nacional con perfil militar y sin un periodo perentorio de existencia, es peligrosa para los derechos humanos de todos los ciudadanos.

Luis Raúl González Pérez, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), planteó que si es necesario que exista la Guardia Nacional, entonces será fundamental que se establezca un grupo plural o panel de análisis especializado y plural para construir un esquema de seguridad pública.

Este panel preverá “una ruta para corregir las deficiencias, así como el desarrollo y fortalecimiento de las policías e instituciones civiles, tanto federales como locales y municipales, a efecto de que sean ellas quienes asuman la seguridad pública, contemplando un plan para el retorno gradual y verificable de las Fuerzas Armadas a las tareas que les son propias”.

Alicia Rabadán Sánchez, madre de Jorge Antonio Parral, debió contener el llanto al hablar ante los legisladores federales y especialistas, para relatar la forma en que los militares mataron a su hijo con 19 balazos en la cara y, a pesar de ser trabajador de Capufe, fue identificado como sicario del crimen organizado.

La senadora Indira Kempis, de Movimiento Ciudadano, también estalló en llanto cuando relató la forma en que los militares mataron a uno de sus compañeros del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), en su sede de Monterrey, Nuevo León.

José Antonio Guevara Bermúdez, director ejecutivo de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, dijo que “el modelo de seguridad propuesto por el partido Morena descansa en instituciones que están integradas por cientos, si no es que miles, de funcionarios involucrados en hechos delictivos, incluidos asesinatos, torturas, desapariciones forzadas, delitos contra la salud y de corrupción, entre otros.

“Por eso, la Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de Marina deben ser depuradas de los responsables materiales y de mando de dichos delitos, los cuales deben ser investigados, procesados y castigados”, dijo.

En tanto, el sacerdote católico Alejandro Solalinde defendió la propuesta de Morena, porque dijo que, debido a la situación tan grave en el país, es necesario tomar estas medidas; aseguró que las Fuerzas Armadas sí son un peligro, pero “también soñar y pensar en el deber ser es también una quimera”.

Tania Reneaum, directora de Amnistía Internacional, lanzó siete preguntas que deberán contestar las y los senadores que aprueben la Guardia Nacional, entre ellas ¿por qué México desoye las recomendaciones de los organismos internacionales de derechos humanos?; ¿por qué optar por el populismo punitivo y no verbal como un todo?; y si la Guardia Nacional no es militarización, entonces que expliquen qué es.

Hipólito Mora, de las autodefensas de Michoacán, respaldó el modelo de la Guardia Nacional y planteó que así como se dio oportunidad a otros mandatarios federales, ahora se tiene que respaldar a Andrés Manuel López Obrador.

Fuente Excélsior