La CNTE también bloquea las inversiones

 

Razones

JORGE FERNÁNDEZ MENÉNDEZ

 

 

 

 

30 de Enero de 2019

El gobierno federal sigue subestimando los costos del bloqueo ferroviario impuesto por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, que tiene paralizado todo el transporte ferroviario desde los puertos de Lázaro Cárdenas y Manzanillo hasta el centro y norte del país. Los costos son enormes: mil millones de pesos diarios por un bloqueo que ya superó las dos semanas. Hay casi 11 mil contenedores paralizados en puertos, innumerables cargueros fondeados, cerca de 300 trenes detenidos, poco más de dos millones de carga, de todo tipo paralizada, las cadenas de exportación de automóviles, rotas para varias empresas, una cantidad invaluable de alimentos perecederos echados a perder, medicinas que no llegan y hasta componentes para gasolina destinados a la refinería de Salamanca, que está paralizada, se suman a los trenes con 40 millones de litros de gasolina que esperan que los señores de la CNTE desalojen las vías.

El gobierno federal habla de ahorros con la guerra del huachicol de cinco mil millones de pesos, pero en el bloqueo de la Coordinadora, las pérdidas multiplican por cuatro esa cantidad, que se suma a lo que han perdido empresas y negocios del centro del país por el desabasto de gasolina. Se compran más de 500 pipas para distribuir gasolina, y se olvida que cada tren puede transportar el equivalente a 300 pipas de gasolina y hay cuatro varados en Lázaro Cárdenas. El presidente López Obrador informa que venderá camionetas que fueron del servicio público y que recaudará con ello cien millones de pesos para la Guardia Nacional, pero se olvida de que eso se pierde cada dos horas por el bloqueo magisterial.

El daño es enorme, pero va más allá. El costo más alto se paga, y se pagará, con los potenciales inversionistas. Ya el nuevo gobierno federal perdió una enorme oportunidad de presentarse en Davos. La atención se la llevó Brasil, que también estrena un gobierno, muy escorado hacia la derecha, que promete abrirse ampliamente a las inversiones extranjeras. México sólo apareció, para mal, por su implícito apoyo al presidente Maduro en la crisis venezolana, ampliamente tratada entre los participantes en Davos.

Casi cincuenta maquiladoras entran en huelga en Matamoros en un movimiento respaldado por abogados de la AFL-CIO estadunidense, que se podría extender hacia el resto de la frontera con graves consecuencias. Por lo pronto, por lo menos cuatro maquiladoras ya han anunciado el cierre de sus operaciones y unas 20 habrían llegado a acuerdos laborales.

Dos de los principales proyectos del gobierno son ferroviarios: el tren interoceánico entre Salinas Cruz y Coatzacoalcos en plena zona de influencia de la sección 22 de la Coordinadora, y el Tren Maya, que cruzará zonas zapatistas, quienes no apoyan el proyecto y han anunciado que tratarán de impedirlo. Por cierto, en Oaxaca, grupos ligados a la sección 22 también han iniciado paros: piden que les regresen en forma retroactiva prestaciones que perdieron con la Reforma Educativa. ¿Quién invertirá en el transoceánico o el Tren Maya si no existe la seguridad jurídica y política de que no les harán lo mismo que a las empresas, los trenes y vías férreas de Michoacán?

La Comisión Federal de Electricidad anuncia, sin darle casi importancia, que cancela el proyecto de la línea de transmisión desde Oaxaca hasta Yautepec, Morelos, que serviría para electrificar precisamente la zona y para desahogar la energía eólica generada en el Istmo. Simplemente, a través de un escrito, informó a las empresas que participaban en el proyecto, que “no existen las condiciones para continuar con el citado concurso en el marco de las estrategias financiera y de inversión actuales”. Aclaró que la CFE no se hará responsable “por los costos asociados con la preparación de las ofertas de los concursantes”. La línea de transmisión, un proyecto estratégico para el sur del país, contemplaba la construcción, operación y mantenimiento de mil 200 kilómetros de circuitos de transmisión eléctrica. Todos los inversionistas en energía eólica en el Istmo, por ejemplo, se quedan sin una salida para la energía que están generando y queda en duda cualquier inversión futura del sector en esa región.

No sé, si como dijo ayer el presidente López Obrador, el gobernador Silvano Aureoles no pudo atender a tiempo las demandas de la CNTE porque estaba en una gira por Europa. Pero es evidente que la seguridad jurídica (y la seguridad a secas) de inversionistas, comerciantes, productores, consumidores, la tiene que proporcionar el gobierno federal. Y que hacer cumplir el Estado de derecho no es, de forma alguna, un sinónimo de represión. Es simplemente la principal responsabilidad de un Estado democrático.

LÓPEZ OBRADOR EN SINALOA

López Obrador pasó el fin de semana en Sinaloa y, como suele suceder en los estados donde los gobernadores no son de Morena, sus partidarios tratan de denigrar a los mandatarios locales que acompañan al Presidente en su recorrido. Ha ocurrido en otros estados que el Presidente saliera en defensa de los gobernadores, pero no recuerdo que en ningún otro caso haya sido tan terminante en la defensa y la promesa de trabajo futuro como con el sinaloense Quirino Ordaz.

Fuente Excelsior