¿Por qué muchos comercios pequeños no aceptan tarjeta? Este es su obstáculo

 

CIUDAD DE MÉXICO.- Las políticas de disminución del uso efectivo en el país y el fomento de uso de tarjetas de débito o crédito, resultan caro a las empresas la cuales, hasta el cierre de octubre, han pagado a los bancos 43 mil 707 millones de pesos para poder recibir pagos con plásticos, de acuerdo con cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). Las comisiones son el principal ingreso de los bancos derivado de las comisiones y tarifas que cobran a los usuarios de servicios financieros.

Hasta el cierre de octubre los ingresos por comisiones ascendieron a 134 mil 392 millones de pesos; de esos recursos, 67 mil 896 millones de pesos provienen de los cargos por operaciones relacionadas al crédito, entre los que se encuentra el cobro a negocios afiliados por la recepción de pagos con tarjetas; los otros 66 mil 496 millones de pesos corresponden a otros cobros y comisiones, entre los que se encuentra el uso de banca electrónica.
ENCARECIMIENTO

En entrevista con Excélsior, Mario Di Costanzo, expresidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), explicó que la disminución del uso del efectivo se ha cobrado caro a las empresas, principalmente pequeñas y medianas, quienes para poder recibir pagos con tarjetas de crédito o débito, tienen que pagar una tarifa al banco por el uso de una Terminal Punto de Venta, y pagar una comisión por cada operación que realicen a través de este canal.

“Es cierto que hay que disminuir el uso del efectivo, y así lo ha trazado el nuevo gobierno como uno de los ejes estratégicos en el sector financiero, pero sobre todo hay que disminuir las cuotas o comisiones que cobran los bancos a los negocios y empresas para recibir tarjetas, ya que hasta ahora el costo de disminuir el uso del efectivo ha sido cargado a las empresas”.

Precisó que, en promedio, los bancos cobran el 2.66% de cada venta que realicen los comercios y cuyo pago sea con tarjeta, más un cobro de conexión, que es similar a una llamada telefónica. En este contexto, precisó que las instituciones bancarias ya no deberían cobrar por la conexión y que el costo por transacción no debería ser respecto al monto de las ventas, sino una tarifa fija y accesible a los pequeños comercios, ya que, si se considera que la mayoría son pymes, esta medida resulta contraproducente para los empresarios.

Recordó que disminuir las comisiones que se cobran por el uso de TPV y las transacciones que se realizan a través de estos canales, está incluida en la propuesta que hizo el senado Ricardo Monreal, para la eliminación de comisiones.

“No creo que estas comisiones deban eliminarse por ley, pero sin duda hay espacio para reducirlas y para ello debe generarse una discusión a profundidad, en la que participen legisladores, reguladores, los bancos y la Condusef”.