¿Podrán gobernar bien? ¿Lo ve factible?

Tal cual

ÁNGEL VERDUGO

¿Podrán gobernar bien? ¿Lo ve factible?

Uno de los ejercicios más interesantes y desafiantes en el mundo de la política tiene que ver, verdad de Perogrullo por lo demás, con lo que serán el gobierno y la gobernación del que está a punto de tomar posesión al frente de la Presidencia de la República o como primer ministro en uno u otro país.

El ejercicio terminará, no tengo duda al respecto, con la elaboración de un panorama más cercano a la realidad en la medida que los datos e información que se recaben del próximo gobernante y de su equipo cercano cuyos integrantes ocuparían, casi con seguridad, los principales puestos en el gabinete de aquél.

Por supuesto, más que evidente, en todo ejercicio de este tipo hay imponderables que, de concretarse, darían al traste con lo dibujado en el trabajo realizado. Sin embargo, por encima de elementos como ése, estos esfuerzos seguirán llevándose a cabo porque, en las condiciones actuales, tanto económicas como políticas, un gran número de partes interesadas exigen saber lo más que sea posible del gobierno que viene y de su probable desempeño.

Las más de las veces, por razones obvias, estos ejercicios son privados por lo que rara vez los ajenos tienen acceso a ellos; quizá posteriormente, con miras a evaluar la calidad del trabajo, se tenga acceso a él para confrontar sus propuestas y conclusiones con la realidad del desempeño del gobernante y sus funcionarios y de la gobernación llevada a cabo.

Después de lo dicho en los párrafos anteriores, ¿qué podría decir usted hoy, con los datos e información que posea acerca de López y los integrantes de su equipo, acerca de aquél cómo gobernante y de su gobernación, así como de los personajes más cercanos a él dentro de su primer círculo?

Básicamente le preguntaría a usted, lo que da título a esta colaboración. ¿Ve factible que López y su equipo gobiernen bien los cinco años diez meses de su gobierno? Es más, ante lo que les hemos visto, tanto al uno como a los otros, y dada la complejidad de la salud de nuestras finanzas públicas y la situación internacional la cual, se espera complique —al menos en lo económico—, a partir de fines del año 2019 o del primer trimestre del 2020, ¿qué esperaría usted?

¿Cuál sería su idea de lo que haría López y su gobierno en materia de pensiones? Es más, ¿ve usted en el horizonte, una puesta al día de dos artículos constitucionales los cuales, hoy por hoy, se han convertido en los principales obstáculos que impiden el crecimiento de la economía?

En caso de ver un panorama positivo para el gobierno de López y el desempeño de él y el de sus funcionarios, ¿en qué temas piensa que se concretaría ese panorama positivo? ¿En el combate a la delincuencia y la reducción sensible de la violencia y el número de homicidios? ¿Acaso, como pregonan, salvarán a Pemex y a la CFE? ¿Ilusos o demagogos?

¿Cómo vería usted el desempeño de ciertos integrantes del futuro eventual gabinete? ¿Piensa que todos llegarán al final del camino o, como no pocos aseguran ya, muchos no aguantarán ni la víspera? ¿Y qué ve para las relaciones con el exterior? ¿Acaso lo que nos espera es regresar al dañino aislamiento de los años sesenta y setenta del siglo pasado?

Muchas serían las preguntas que quienes estén hoy intentando dibujar el panorama para los casi seis años de gobierno de López tendrían que resolver, con base a la información y datos conocidos —a la fecha— de López y los suyos.

En pocas palabras, ¿ve factible el éxito del gobierno de López, o será un completo fracaso?