La cuenta atrás de Fernando Alonso: 200 días para la triple corona en Indianápolis

Tras muchos rumores, el futuro de Fernando Alonso comienza a tomar forma. McLaren anunció este sábado que el asturiano estará al volante de McLaren Racing en la 103ª edición de las 500 Millas de Indianápolis, el próximo 26 de mayo de 2019, en el mítico óvalo de Indiana. El bicampeón del mundo comienza la cuenta atrás de ya menos de 200 días para una carrera en la que puede entrar en la historia del automovilismo.

El asturiano ya probó suerte en las 500 Millas de Indianápolis en 2017, una prueba que lideró varias vueltas antes de verse obligado a retirarse en la recta final de la competición por un problema en el motor Honda de su monoplaza. Alonso, citado en el comunicado, expresó su deseo de conquistar la Triple Corona, que en automovilismo consiste en ganar el Gran Premio de Mónaco, que se anotó en 2006 (con Renault) y 2007 (con McLaren), las 500 Millas de Indianápolis y las 24 Horas de Le Mans, prueba que ganó el pasado mes de junio a bordo de un Toyota TS050 Hybrid, y que volverá a disputar en junio del próximo año.

Fernando Alnoso, antes de la carrera en Indianápolis.

Fernando Alnoso, antes de la carrera en Indianápolis. Reuters

Ilusionado y preparado

“He dejado claro por algún tiempo mi deseo de lograr la Triple Corona. Tuve una experiencia increíble en Indianápolis en 2017 y sabía en el fondo de mi corazón que tenía que regresar si tenía la oportunidad”, aseguró Alonso en la citada nota.

“Va a ser un poco distinto respecto al año pasado en términos de programación de los tests y preparación”, explicó Alonso a la prensa tras conocerse la noticia. El asturiano aseguró que la Indy es una carrera “impredecible” y que no se compara con ninguna otra: “No puedo esperar a estar en Indianápolis“, agregó.

Un calendario menos cargado y más orientado a Indianápolis

“Hemos tomado la decisión de no competir a tiempo completo en la Indy. No estamos listos y estamos concentrados en la F1, así que no participaremos en 2019”, explicó Zak Brown, CEO de McLaren, el mes pasado. La escudería de Woking fue el primero en dar el paso, el siguiente podría ser ahora Alonso.

El piloto asturiano solo ha confirmado su participación en la carrera de las 500 millas de Indianápolis y parece que la aventura de disputar el calendario completo de la Indycar es un sueño para otro momento. Disputar el calendario completo de la Indy como ayuda para prepararse para las 500 millas no parece la mejor opción puesto que además de Indianápolis solo cuatro carreras más se disputan en un trazado oval y todas ellas se celebran después de la cita de Indianápolis. La otra gran aventura con la que le habían relacionado, la Nascar, parece solo un sueño que está lejos de convertirse en realidad.

Alonso tiene claras sus citas durante estos 200 días que le separan del banderazo en las 500 millas de Indianápolis. Tras el Gran Premio de Brasil de F1 de este fin de semana llegará la despedida del Gran Circo el 25 de noviembre en Abu Dhabi.

Antes de decir adiós a la Fórmula 1, Alonso tiene otra importante cita en el WEC. El 18 de noviembre, el asturiano vuelve a subirse al Toyota TS050 Hybrid para disputar las Seis Horas de Shanghai, quinta prueba puntuable de la Supersesión del Mundial de resistencia 2018/2019.

Lograr el título del WEC está a la altura del español. En 2019, antes de las 500 millas, Alonso tendrá dos carreras más del Mundial de Resistencia, algo que le ayudará a realizar el mayor número de test posible con su nuevo coche de la Indy.

Las 1.000 millas de Sebring es, por el momento, la primera carrera oficial que tiene planificada el asturiano para el próximo año. Desde esa cita, que será el 15 de marzo, hasta las 500 millas de Indianápolis, Alonso únicamente tiene una cita más en su agenda: las Seis Horas de Spa-Francorchamps, una cita obligada si quiere disputar las 24 Horas de LeMans 2019 que se celebrarán entre el 15 y 16 de junio, veinte días después de que haya disputado la carrera de Indianápolis.

Fernando Alonso, al momento de recibir la llamada de Jimmie Johnson

Fernando Alonso, al momento de recibir la llamada de Jimmie Johnson

La huida de Alonso debilita la Fórmula 1

La retirada, al menos provisional, de Fernando Alonso en la Fórmula 1responde a motivos puramente competitivos. El asturiano se ha cansado de no ganar y de ni tan siquiera poder competir por ello. Las cuatro temporadas a los mandos de un McLaren han debilitado el ánimo del español y ahora busca nuevos retos, algo que podrían copiar otros pilotos puesto que el desánimo es creciente entre equipos llamados pequeños.

El mexicano Sergio Pérez (Force India) afirmó que la F1 “está en riesgo” y pidió “cambios drásticos” en la categoría porque “no puede sobrevivir muchos años así”, en alusión a la falta de competitividad y a la notoria superioridad de algunas escuderías sobre las otras.

“Está en riesgo, de no hacer una categoría más competitiva corremos el riesgo de perder mucha afición y muchos pilotos”, aseveró Checo Pérez. El mexicano considera que la competición “necesita cambiar de emergencia” y que una de los opciones es limitar el gasto de los equipos para que no se creen diferencias tan grandes entre ellos.

[Más información: Fernando Alonso responde a Ferrari: “Yo era campeón a falta de diez vueltas]

David Vicente /EL ESPAÑOL