Celebración de Muertos se anticipa

Xalapa.- Esta crónica ha de comenzar forzadamente al revés, pues fue al ver una escoba de palma disfrazada de brujita, cuando se me estrujó el corazón.

Con los ojos náufragos comencé a revisar los puestos siguientes, la flor de cempasúchil está tan fresca que brilla. Todo en torno al mercado Jáuregui y por la noche, después del Desfile de Día de Muertos en el centro de esta ciudad.

Venta de cosas, por todos conocidos, en víspera del Domingo Grande. El día en el que todos bajan a hacer plaza para conseguir lo necesario y prepararse para recibir a los que aman pero que ya no están acá, sino en el más allá.

Son las nueve de la noche del sábado, una hora atrás, pasó por mi lado un disfrazado que venía de una escuela, había de instituciones y de empresas, como los del Total Play que emocionaron a todos con su entusiasmo.

Había muchos y pocos recursos, muchos le llamaron “el día de los pandas” por la forma en que se pintaron las caras para parecer calacas, entre la gente que pasó de Los Tecajetes hasta el Viaducto y luego la Zaragoza y Enríquez había un perro negro al que le pintaron los huesos de blanco y que arrancó aplausos, también un disfrazado de abeja y un pug que traía un trozo de rama y desfiló sin soltarlo todo el camino.

Arrancó aplausos también una viejita y las bandas Lobos, Marching y otras. Entre todos nos olvidamos un rato de los pesares y del penar, para acabar un año más sin ellos, y encontrarnos en nuestras casas con sus presencias en sus recuerdos y sus cosas favoritas, así que comencé mis compras después del desfile.

Livia Díaz/Expresión de Veracruz