Así le fue a la economía en el sexenio que termina

 

CIUDAD DE MÉXICO.- El ciclo económico en el actual sexenio será de los más estables y sostenidos que se hayan registrado en las últimas seis administraciones.

Datos de los indicadores cíclicos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) muestran que el índice coincidente, que mide el estado general de la economía, tuvo entre enero de 2013 a junio de este año una desviación promedio de 0.02 puntos respecto a la tendencia de largo plazo, que es 100, por lo cual el ciclo económico no registró sobresaltos y el crecimiento observado estuvo dentro del promedio histórico.

Esto contrasta con lo observado en los gobiernos previos, donde el ciclo de la economía con Felipe Calderón tuvo una variación de 1.50 puntos respecto a la tendencia histórica, y con Vicente Fox la desviación fue de 0.67 puntos.

Asimismo, el ciclo económico en esta administración tendrá menor variación frente al largo plazo de lo que se observó con Ernesto Zedillo (3.70 puntos en promedio), con Carlos Salinas (1.09 puntos) y con Miguel de la Madrid, que fue de 1.72 puntos.

Esto significa que el crecimiento sostenido en el actual sexenio extenderá la expansión económica que se inició desde junio de 2009, es decir después de la crisis financiera internacional, con lo que completará 110 meses (más de nueve años), lo que implicará el ciclo expansivo más alto de la historia.

Asimismo, los datos arrojan que el crecimiento promedio anual durante el gobierno de Peña Nieto, que será cercano a 2.4%, estará dentro del promedio histórico y será mayor a lo alcanzado con Calderón (1.7%) y con Fox (1.9%), y aunque no logrará superar lo logrado por Zedillo (3.3%) ni por Salinas (4.1%), se caracterizará porque en ningún año del sexenio se registraron tasas de crecimiento negativas.

RESISTENCIA

Eduardo González, coordinador de Estudios Económicos de Citibanamex, explicó a Excélsior que las cifras del ciclo económico entre 2013 y 2018 apuntan a un crecimiento “con relativa estabilidad, moderado y con fluctuaciones no muy profundas”.

Expresó que la estabilidad del crecimiento mostró la relativa resistencia de la economía ante los distintos choques internos y externos. Sin embargo, se pronunció por no descuidar los fundamentales
de la economía.

“Tenemos que reconocer que en este sexenio no sufrimos un fuerte choque externo, como la crisis financiera de 2008-2009, por lo cual no podemos bajar la guardia, no estamos exentos de una afectación. Por eso debemos cuidar nuestros fundamentales para hacer frente a eventuales choques”.

Expresó que uno de los retos de la economía es acelerar las tasas de crecimiento, pues los actuales niveles de 2.3-2.5% “son insuficientes para las necesidades del país, en particular si queremos generar más empleo y mejor remunerado”.

Comentó que esto se debe hacer con cautela, “pues de nada sirve salir de la inercia y crecer a tasas altas pero por periodos cortos, porque se sobrecalienta la economía. Por eso debemos aprovechar las condiciones actuales para los próximos 2-3 años, y construir de ahí para elevar nuestro crecimiento potencial para el largo plazo”.