Sustituirán boletas por cuadernillos en escuelas públicas y privadas

 

Maestros aplicarán, a partir de este año, una evaluación cualitativa que constará de cuatro niveles

 

CIUDAD DE MÉXICO.

A partir de este ciclo escolar 2018-2019 se aplicará un nuevo método para evaluar el desempeño de los alumnos de las escuelas de educación básica, que incluye, además de las calificaciones numéricas, una evaluación cualitativa.

Lo anterior, debido a que oficialmente, este 20 de agosto, la Secretaría de Educación Pública (SEP) puso en marcha el nuevo modelo educativo en las más de 226.2 mil escuelas públicas y privadas de educación básica e inicial de todo el país.

En entrevista para Excélsior, Elisa Bonilla Rius, directora de Desarrollo Curricular de la Subsecretaría de Educación Básica de la SEP, señaló que este nuevo método de calificaciones, que se aplicará en todos los grados, establece tres evaluaciones trimestrales en lugar de las cinco que se entregaban.

Dichas evaluaciones se realizarán en noviembre, en marzo y al final de cada ciclo escolar.

“Además de las calificaciones numéricas que ya se conocen, habrá una evaluación cualitativa, para lo cual la boleta se sustituirá por un cuadernillo.

“Dentro de este cuadernillo, para la evaluación cualitativa habrá cuatro niveles: nivel 1 que significa insuficiente; nivel 2 que apenas alcanzó lo básico; nivel 3 que determina que el aprendizaje es suficiente y nivel 4 cuando se logre un desempeño sobresaliente.

“Otro cambio es el siguiente: en el reporte de calificaciones ahora se verá, por ejemplo, que la materia de español está dividida en tres grandes ámbitos: el español que se aprende para el estudio, el español que está asociado a la literatura y el español que usamos para la vida diaria.

“Así, con todo este desglose, los padres de familia podrán conocer de mejor manera el desempeño de sus hijos”, detalló la funcionaria federal.

NUEVAS ASIGNATURAS
Considerando que este plan educativo denominado Aprendizajes claves para la educación integral tiene como eje principal enseñar a los niños a pensar y razonar en lugar de memorizar, se establecen nuevas asignaturas.

Además de las materias habituales, que están incluidas en la formación académica y cívica, existirá la formación personal y social.

Cada semana, en todos los grados, se impartirá media hora de orientación de habilidades socioemocionales, con el objetivo de desarrollar la autoestima, el autoconocimiento y el trabajo en equipo.

En educación preescolar y primaria, la orientación socioemocional estará a cargo del maestro del grupo. En la educación secundaria recibe el nombre de Tutoría y Educación Socioemocional y su impartición está a cargo del tutor del grupo.

Con respecto a la autonomía curricular, cada escuela tendrá la libertad de formar “clubes” para impulsar el talento de los alumnos en deportes, arte, robótica, educación financiera, contenidos regionales, proyectos de impacto social o para ampliar la formación académica.

El objetivo de estos “clubes”, que cada plantel organizará de acuerdo con sus horarios, es facilitar la convivencia de estudiantes de diferentes grados y edades, ya que se organizará a los alumnos por habilidades o intereses.

“El nuevo modelo educativo que entra en marcha tiene entre sus objetivos que los chicos desarrollen su capacidad de pensar, su capacidad de explorar y que no pierdan su curiosidad por el aprendizaje.

“¿Qué les vamos a enseñar? Les vamos a enseñar a saber que ante una circunstancia nueva sepan adaptarse, que sepan sobrevivir en circunstancias cambiantes. Que aprendan a convivir con inclusión, sin importar las diferencias, y que aprendan a vivir en paz y contribuyan a terminar con la violencia que nos afecta”, explicó la maestra Elisa Bonilla Rius.