Quiero seguir aportando al deporte, pero no como entrenadora: Paola Espinosa

 

Quiero seguir aportando al deporte, pero no como entrenadora: Paola Espinosa

 

Ciudad de México

Cerca de sus quintos Juegos Olímpicos, Paola Espinosa tiene claro que pase lo que pase le gustaría mantener su carrera apegada al deporte, pero no como entrenadora.

A pesar de ser inspiración de nuevas generaciones y de millones de mexicanos, la dos veces medallista olímpica busca impulsar el ejercicio desde la trinchera que la lleve el destino.

“Me gustaría seguir aportando al deporte de una u otra manera. No como entrenadora, aclaro, porque siento que no tengo para eso, pero sí de una u otra manera porque tengo mucha experiencia en esto, llevo 25 años haciendo lo que me gusta.

“Una de las formas en que estoy tratando de ayudar al deporte, a la sociedad, es a través de la Fundación Paola Espinosa, que ayudamos a niños que sufren de sobrepeso a través del deporte, siento que el deporte me salvó la vida y eso es lo que quiero inculcar en los niños, que aquí hay un camino”, expresó.

De visita en Mediotiempo, Espinosa platicó sobre su futuro inmediato tras obtener dos medallas de Plata en los pasados Juegos Centroamericanos y del Caribe desde el trampolín, donde enfocará sus energías para los Juegos Panamericanos de Lima en 2019.

Cabe recordar que decidió un cambio físico con más masa muscular para poder participar en las pruebas en trampolín donde ve posibilidades de pelear en el máximo nivel.

“En 3 metros casi todas las mujeres hacen la misma lista de clavados”, externó, sobre el trabajo que realizará bajo la supervisión de Iván Bautista.

Gracias a su trayectoria y sus logros, Paola Espinosa reconoce que ha sembrado la semilla del amor al deporte en el nuevo talento en clavados con Gabriela Agündez y Viviana del Ángel.

“Suena chistoso, no me gusta decir heredar porque cada una hacemos nuestro propio camino y lo que sí te puedo decir es que hay niñas muy importantes tirando Plataforma de 10 metros”.

Agradeció el apoyo del entrenador Pedro Gato, quien falleció en febrero de 2017 y que es un entrenador que fue muy querido entre los deportistas mexicanos, ya que también fue profesor de Tae Kwon do.

“Dejó medallas olímpicas a este país siendo cubano con María del Rosario Espinoza y conmigo”, así como Guillermo Pérez, quien ganó medalla de Oro.

PAOLA LLEGÓ A LOS CLAVADOS GRACIAS A SU PADRE

Entró a los clavados por casualidad, pero si no dedicara su vida a las albercas, le hubiera gustado probar suerte en el arte.

“Mi mamá siendo educadora dijo ‘no puedo con mi hija’, me quisieron dar medicamento y mi papá fue el que dijo, ‘no le voy a dar medicamento’ así que me llevó al gimnasio a que hiciera todo tipo de deporte. Hice gimnasia, karate, natación, de todo un poco, pero lo último que realmente me gustó fueron los clavados. Me gustó porque me subía al trampolín de uno o tres metros y me gustó porque sentía miedo con las típicas maripositas en el estómago”, contó.

-¿Si no fueran clavados, qué te hubiera gustado hacer?

“Ahorita lo digo muy fácil, pero no lo hubiera logrado, me hubiera gustado ser bailarina. No es que sepa bailar, no es que lo haga bien pero desde muy chiquita me gustaba. Siento que si me hubiera dedicado a eso tal vez me hubiera encaminado a eso. No es que sepa hacerlo, aclaro, pero siempre me gustó el lado artístico”.

Con información de Medio Tiempo