Cecilia Suárez, ¡qué bar-ba-ri-dad!

 

La actriz, quien cautivó al público con su personaje en ‘La casa de las flores’, explica que fue un riesgo hablar de manera pausada

 

CIUDAD DE MÉXICO.

A Paulina de la Mora se le ol­vidó cancelar el mariachi en medio de una crisis familiar, fue comparada con la cantan­te Julieta Venegas en la prisión varonil, donde se hizo amiga de El Cacas, pero lo que causó furor de este personaje de La casa de las flores, escrita y di­rigida por Manolo Caro, es su forma tan pausada de hablar a pesar de la situación que esté atravesando. Y Cecilia Suárez es la responsable de tal éxito.

Tras el estreno de la serie el 10 de agosto, las redes socia­les se llenaron de la imagen de la actriz y hasta retos como el #PaulinaDeLaMoraChallen­ge, para imitar su manera de hablar separando en sílabas cada palabra.

Esta respuesta del público tomó por sorpresa a la actriz, quien respondió con un vi­deo en el que interpretó nue­vamente a Paulina. “Ya los vi haciendo sus chistosadas con el challenge ese, que no sé a quién se le ocurrió, pero bueno, mientras ustedes se la pasen bien, pues qué va­mos a hacer sino seguirles la corriente. Ahí los voy viendo. ¡Adiós!”.

En entrevista con Excél­sior, Suárez calificó como “una locura” la proyección de su personaje.

“La noticia me cae absolu­tamente por sorpresa. No creo que lo esperara alguien en el equipo, Manolo Caro tampo­co. Nos ha alegrado enorme­mente y ha sido maravilloso y divertido. Cuando Netflix vio la cantidad de respuestas del reto viral, dijo: ‘¿por qué no respondemos?’. Desde donde estoy —porque estoy toman­do unas vacaciones que me urgían—, les mandamos un saludo que espero hayan en­tendido como una forma de agradecerles por su apoyo, entusiasmo y (por ) ver la se­rie”, expresó vía telefónica.

Considera que el personaje estuvo muy bien escrito des­de el inicio, pues Manolo tenía claro qué quería ver aunque su peculiar forma de hablar surgió después.

“El acento empezó a salir. Tuvimos que doblar algunas escenas de los primeros días de filmación, porque Paulina no hablaba así. Conforme fil­mamos, cada vez iba más ha­cia ese lugar.

“Las escenas no fueron fil­madas en orden, llevábamos varias, pero recuerdo que en la que está en la funeraria, cuando le dice a una señora: ‘lo siento mucho, váyase usted a descansar’, en ese momento Manolo y yo nos miramos, nos detuvimos y dijimos: ‘esto está pasando, ¿qué vamos a hacer: o lo quitamos o le damos luz verde de manera frontal?’. Manolo me dijo: ‘dale con el acelerador a fondo’.

“Los dos sabíamos que era un riesgo grande, que iba a ser una decisión creativa riesgosa, pero creo que en­tre quedarnos en el lugar cómodo o tomar algo que nos arriesgara, Manolo y yo vimos la segunda op­ción con mayor facilidad y ahínco. ¡Nos daba mie­dillo! Mucho tiempo fui de la mano de él, le de­cía: ‘cuídame en esto’. Así pasó”.

La referencia a Julieta Venegas fue sólo por cari­ño a la cantante. “Sabe que Manolo y yo la queremos mucho y vi que me puso like en una de las fotos referentes a la serie. Fue, de alguna for­ma, darle un homenaje a ella por el cariño que le tenemos”.

Señaló que la respuesta del público habla del apogeo de las redes sociales que gene­ran una conexión directa en­tre creativos y público.

“Antes no teníamos esa cercanía tan directa. Lo vivías cuando salías a la calle o ha­cías vida común y corriente. Estoy muy sorprendida y me siento también muy contenta, porque la mayoría de las ve­ces que me ha tocado experi­mentar que la gente conecte con un personaje es porque los divierte. Eso, para mí, es oro molido (…) Lo agradezco, de verdad, desde el corazón”.

Sobre el trabajo con Veró­nica Castro, Suárez destacó que simplemente “está espec­tacular y es increíble”.

“Verónica es quién es, por la dedicación que pone en lo que hace; por la entrega que tiene, el profesionalismo y, sobre todo, por lo neta que es; la ligereza y el encanto que tiene. Tal cual como lo ven, así es. Ha sido un placer infinito trabajar con ella”, expresó.

Cecilia Suárez es una de las musas de Manolo Caro. Filmó con él Elvira, te daría mi vida pero la estoy usando (2014), La vida inmoral de la pare­ja ideal (2016) y en diciembre estrenarán el remake de Per­fectos desconocidos.

“Hemos encontrado una forma muy clara de trabajar, nos entendemos muy bien y entendemos muy bien los universos creativos desde un lugar muy parecido, y nos sentimos cómodos, aventu­rándonos a hacer cosas que antes no habíamos hecho. Nos da seguridad y gusto ex­perimentar cosas de la mano.

“Trabajamos muy bien juntos, nos divertimos mu­cho, nos interesa trabajar en armonía y estoy muy agrade­cida con él, no nada más por este proyecto, sino por todos los que hemos hecho juntos. Es una mente brillante y co­nozco su corazón, que no es menos brillante que su mente, así que mientras la vida me lo permita, y a él también, yo se­guiré a su lado”, señaló.