Kombufesc, bebida que reduce tus niveles de glucosa y de presión

 

Fue creada por la académica Raquel Gómez Pliego de la UNAM; ella y su equipo se inspiraron en el té tradicional chino kombucha; el producto también ayuda a controlar el peso

CIUDAD DE MÉXICO

Inspirada en el té tradicional chino kombucha, una investigadora mexicana desarrolló una bebida fermentada que reduce los niveles de glucosa y presión arterial alta, dos características de la obesidad y la diabetes.

La académica Raquel Gómez Pliego, de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y sus alumnos Samanta González y Adrián Olivares, de Química Industrial, crearon Kombufesc.

En el laboratorio, el equipo caracterizó, por cromatografía de gases-masas, el tipo de compuestos que se forman durante la fermentación; de estos, cuantificaron los que son hipoglucemiantes y antihipertensivos.

“Por ello la bebida está dirigida a combatir el síndrome metabólico”, explicó Pliego.

Precisó que los hipoglucemiantes poseen la capacidad de disminuir los niveles de glucosa en sangre y algunos de ellos, como la insulina, se utilizan en el tratamiento de la diabetes. En tanto, los antihipertensivos reducen la presión arterial en sangre y con ese fin se usan como fármacos.

“El síndrome metabólico es un conjunto de patologías que incluyen la hiperglucemia (cantidad excesiva de glucosa en la sangre), la dislipidemia (trastorno de los lípidos y las lipoproteínas en la sangre), la hipertensión (o presión alta) y la obesidad. Cuando se conjuntan tres de estas patologías se genera la diabetes mellitus”, indicó.

En la FES Cuautitlán, la académica Raquel Gómez Pliego y sus alumnos desarrollaron este producto, resultado de la fermentación de hierbas, raíces y plantas, actualmente en proceso de patente. Foto: UNAM

La científica contó que para su elaboración realizan diferentes tipos de fermentaciones, las cuales utilizan consorcios microbianos (bacterias lácticas, acéticas o levaduras), microorganismos que transforman ese caldo de fermentación en una bebida refrescante con un valor agregado adicional de 100 millones de unidades formadoras de colonias de bacterias benéficas por cada mililitro.

El producto, que también ayuda a controlar el peso, tiene probióticos y prebióticos, y cuenta con tres variedades de combinaciones y sabores.

“Evaluamos la sobrevivencia de esas bacterias, que duran al menos siete semanas, con beneficio para el consumidor”, finalizó.

La bebida, actualmente con patente en trámite, está elaborada a partir de una mezcla de hierbas, raíces y plantas, y además contiene una combinación de árnica, cúrcuma, cardamomo, anís, jamaica y frutos rojos.

México ocupa el primer lugar en el mundo en consumo de refrescos y el sexto en bebidas endulzadas, de los que se deriva, entre otros factores, la crisis de obesidad y diabetes que vive el país actualmente.