Piden cambio de modelo en refinerías; operan al 40%

 

 

Especialistas sugieren nuevo esquema de negocios en el que petrolíferos de alto valor agregado serían una opción; pérdidas actuales, por costos de logística y ordeña

CIUDAD DE MÉXICO.

Pemex Transformación Industrial cerró el primer semestre de 2018 con una pérdida neta de 16 mil 276 millones y sus plantas están operando al 40% de su capacidad.

A casi tres años de su creación, es una de las subsidiarias con mayores pérdidas económicas. Especialistas del sector petrolero consideran necesario que la refinería que Andrés Manuel López Obrador, virtual presidente electo, pretende construir, debe ser operada bajo un esquema de negocios distinto para evitar que crezcan las pérdidas del sector.

La empresa asegura que para tener menos pérdidas económicas, principalmente del sector de refinación, el objetivo ya no es el procesar la mayor cantidad de crudo, sino la producción de petrolíferos de alto valor agregado, continuando con el programa de mantenimiento general y preventivo del Sistema Nacional de Refinación (SNR).

Miguel Labardini, experto del sector energético y socio de la consultora Marcos y Asociados, dijo que las pérdidas de Pemex Transformación Industrial son por los costos de logística, el pago por importaciones y las pérdidas por la ordeña a su red de ductos.

REFINERÍAS OPERAN A 40% DE CAPACIDAD

Procesaron 652 mil barriles por día en el primer semestre del año

A casi tres años de su creación, Pemex Transformación Industrial se mantiene como una de las subsidiarias con mayores pérdidas económicas, lo cual se suma a que sus plantas, principalmente las seis refinerías, se encuentran operando al 40% de su capacidad instalada.

Ante esto, especialistas del sector petrolero, consideran necesario que el nuevo gobierno, quien pretende la construcción de una nueva refinería, la opere bajo un esquema de negocios distinto al que actualmente tiene la empresa del estado, de lo contrario, hará “crecer las pérdidas” del sector.

Tan sólo al cierre del primer semestre de este 2018, la pérdida neta de la subsidiaria fue de 16 mil 276 millones de pesos, aunque esta cifra fue menor en comparación al saldo negativo de 37 mil 765 millones de pesos del mismo periodo del año pasado, pues dicho resultado fue en parte mitigado por el aumento de 16% en sus ingresos por ventas, las cuales sumaron 567 mil 790 millones de pesos.

La empresa asegura que para reducir las pérdidas económicas, principalmente del sector de refinación, el objetivo ya no es el procesar la mayor cantidad de crudo, sino la producción de petrolíferos de alto valor agregado, para lo cual es fundamental continuar con el programa de mantenimiento general y preventivo del Sistema Nacional de Refinación (SNR).

Cabe recordar que a principios de este año, Pemex aseguró que suspendería de manera temporal la operación de las refinerías de Salamanca en Guanajuato y Tula en Hidalgo, a fin de llevar a cabo los trabajos de adecuación.

Esto ha llevado a que, en los primeros seis meses del año, el procesamiento de las seis refinerías registrara 652 mil barriles por día, 29.6% menos respecto al año pasado, y lo cual también significa que los complejos están trabajando al 40% de su capacidad total de un millón 615 mil barriles diarios.

“La reducción del proceso de crudo en el SNR se explica por la afectación del proceso de arranque y estabilización de las plantas de las refinerías de Madero y Minatitlán, después de concluir su programa general de mantenimiento”.

Esta situación provocó que las refinerías del país volvieran a registrar su peor nivel de producción de petrolíferos, fomentando con ello una mayor dependencia de las importaciones, provenientes principalmente de Estados Unidos, pues se elaboraron 795 mil 500 barriles por día de refinados, de los cuales, sólo 217 mil 800 barriles por día, fueron de gasolinas.

Ante este panorama, el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, dijo que se estarían destinando 49 mil millones de pesos para la modernización de las refinerías.

Del mismo modo, aseguró que se invertirían 160 mil millones de pesos para la construcción de un nuevo complejo, a fin de que en tres años se reduzca de manera importante la dependencia a las importaciones, pues actualmente 7.5 de cada 10 litros de gasolina consumidos en México provienen del extranjero.

Ante esto, Miguel Labardini, experto del sector energético y socio de la consultora Marcos y Asociados, dijo que entre las razones por las que Pemex Transformación Industrial registra pérdidas están los costos de logística, un mayor pago por las importaciones, así como por las pérdidas que le genera la ordeña a su red de ductos.

Es por ello que, para que la nueva administración haga rentable el proyecto, es necesario que además de implementar un nuevo esquema de negocios, solucione problemas como el de la delincuencia organizada dedicada al robo de combustibles.