Economía sin lágrimas: ¿Irán directamente con López, no con los secretarios y legisladores?

POR ÁNGEL VERDUGO

Si bien para no pocos es demasiado pronto para elaborar juicios acerca de las características de la gobernación de López, prefiero arriesgarme a recibir el ya conocido y frecuente alud de mentadas y ofensas mil de aquéllos cuyo único argumento es su vulgaridad y cobardía –junto con una casi total ignorancia de temas que van más allá del football–, y compartir con usted dos o tres elementos acerca de lo que pienso hoy, a la vista de estos primeros once días después de la victoria obtenida por aquél este 1 de julio, será lo que caracterice la gobernación de López.

Lo primero que me ha parecido preocupante, es el papel casi decorativo que jugarán las dos Cámaras del Congreso de la Unión; con el control absoluto que le dan a López sus bancadas y las afines, por más esfuerzos que hicieren las otras bancadas –lo que quedare de ellas después de la muy probable desbandada de los tránsfugas y traidores–, lo que reinará sin obstáculo en el Legislativo será, se ve ya a estas alturas, no otra que la conducta caciquil de López.

Es importante lo anterior porque, una práctica que había sido aceptada como natural y deseable –así hubiera sido parcialmente– al regresar al Poder Legislativo la facultad de tener algo que decir en materia de los ingresos (a ambas Cámaras) y, en la definición del Presupuesto de Egresos de la Federación a la Cámara de Diputados, dada la exclusividad constitucional que ésta tiene en la materia.

Hoy, todo así lo deja ver, no únicamente por la inclinación natural de López a imponer su dicho –al margen de si es una completa ocurrencia, carente ésta de todo sustento técnico y financiero– aparejada esa actitud con un servilismo casi obsceno de quienes son hoy potenciales integrantes del Gabinete de aquél.

Las expresiones que esos últimos repiten sin cesar –Como ha dicho Andrés Manuel; como ha instruido Andrés Manuel–, me llevan a concluir que, toda demanda que grupos diversos de la sociedad pretendieren sacar adelante, la llevarían directamente al nuevo Gran Timonel (Versión Conasupo).

El papel que jugarán los legisladores afines a López –estén en el partido que sea–, y el de los integrantes de su Gabinete, no será otro que recibir instrucciones directas de la oficina de aquél, por un conducto u otro. Triste papel para los que hoy se esfuerzan en lanzar ocurrencias urbi et orbi, todas descabelladas y como he dicho, sin sustento financiero alguno pues a la fecha, los que plantean proyectos faraónicos no tienen la menor idea de cuál será la suficiencia presupuestal para los mismos.

Al parejo de lo anterior, veo que la gobernación de López estará marcada por los peores excesos en materia de Culto a la Personalidadque hayamos visto, en serio, en muchos gobiernos. La obsecuencia y servilismo verbal que han dejado ver –desde ya– Sánchez, Urzúa, Durazo, Villalobos, Márquez y Nahle entre otros, de dar pena.

¿Acaso alguien ya tiene definido cómo será promovido López? ¿Tomarán quizás aquello de Gran Timonel, pero adaptado al feraz trópico? ¿Quizás suene bien Gran Lanchero? Y en vez de Sol Rojo que ilumina nuestras vidas, ¿les parecería bien foco ahorrador de energía, que a bajo costo ilumina nuestras vidas?

Otro elemento de este perverso culto a la personalidad de López es su intención de transmitir (¿A todo color y en Cadena Nacional?), sus reuniones matutinas las cuales, podrían ser a las 7:00 am por aquello del rating. ¿Usarían aquello de Aló Presidente?

Otro elemento en el Estilo Personal de Gobernar de López es el pánico de sus eventuales funcionarios, a no corregir sus errores que, a la fecha, no son pocos. En otra ocasión hablaré de la hoy elogiada tontería de descentralizar secretarías y dependencias a otras ciudades del país.

Las cosas, más lejanas no podrían estar de la llegada al gobierno de un presidente de la República demócrata y elegido democráticamente.