Tite, el DT que serena fieras, se formó en Brasil y agradece a los Emiratos

 

Tite tiene como referente técnico a Carlos Bianchi, quien le enseñó que tiene que encontrar el equilibrio en su vida y profesión.

 

Kazán, Rusia

Hay un encanto especial en Adenor Leonardo Bacchi. Mientras más cortos son los apodos brasileños respecto al nombre, parecen implicar más apego.

Y eso representa Tite, el entrenador de la Verdeamarela que confirma lo equivocados que estaban con antítesis como Dunga o lo menos entrañable que era Felipao, con todo y sus primeros éxitos.

Jugador retirado a los 28 años por varias lesiones en la rodilla, Tite no se puede doblar del todo físicamente. Y al parecer, tampoco en lo moral. Al menos así lo ha dejado ver en Rusia 2018, donde ha sido capaz de serenar fieras, como un Neymar provocado frente a un micrófono.

Pero también porque después de haberse formado por 15 años y 10 equipos en la Liga de Brasil, en 2007 cambió de aires para complementar el aprendizaje que hoy lo tiene en el Mundial como candidato al título, lo que agradeció este jueves en la conferencia de prensa previo a los Cuartos de Final contra Bélgica.

“En Al Ain estuve toda la temporada y ejercité las dos líneas de cuatro, comprendí que las funciones pueden fluctuar, aprendí de la compactación del juego, desarrollé mi parte teórica”, recordó. “Ahí pude poner en práctica otras ideas, vivir otra cultura, trabajar de una forma distinta como con un traductor, todo eso fue un gran desafío”.

El lunes pasado, Tite compartía la conferencia con Neymar después del triunfo contra México. Al jugador le preguntaron sobre las declaraciones de Juan Carlos Osorio, quien calificó de payasadas sus actitudes. Pero Tite interrumpió, le puso una mano en el brazo a la figura de su plantel y aclaró que hay jerarquías: que un jugador no se mete en polémicas con un entrenador. El don de mando quedó claro apenas con ese gesto.

DE BIANCHI APRENDIÓ EL BALANCE EMOCIONAL

Cualquier alteración en el vestuario brasileño parece que puede encontrar el balance en el carácter de su entrenador, algo que este aprendió, por ejemplo, del argentino Carlos Bianchi, a quien recuerda en este Mundial dadas las exigencias.
“En un momento de mi carrera procuré hablar con diferentes profesionales que he admirado y uno fue Carlos Bianchi, que me dijo ‘Tite, una de las grandes virtudes es ser mentalmente fuerte y sentirse balanceado, enfocado’”, recordó.
“Hoy debemos tener sentido común y es lo que digo, ni caer en la euforia ni en el miedo a perder, debemos tener la cabeza fría. Hace dos semanas les dije a los jugadores que confiaran en la intensidad con la que hemos trabajado”.

¿SOLEMNIDAD? MÁS VALE EL DOBLE SENTIDO

El punto de inflexión en la carrera de Tite fue su segunda etapa en Corinthians, que comenzó en 2010 para ganar dos Brasileiraos, una Copa Libertadores y el Mundial de Clubes 2013 contra el Chelsea.

Así se ganó el puesto con Brasil, donde asegura que la presión es inmensa al grado que afecta a las familias de los jugadores. Pero en medio de ello, el entrenador opta por la picardía y espera la risa cómplice de los reporteros en su atestada conferencia de prensa, al referirse a las delicias que implica cualquier “primera vez”, cuestionado por el día de su debut mundialista contra Suiza.

“Es un reto diario el que tengo en términos de balance, como persona, como entrenador; uno debe prepararse para las expectativas y sobre el primero juego… era la primera vez, nadie lo olvida, yo no, supongo que ustedes tampoco, no hay manera…”, declaró con una enorme sonrisa.

CON INFORMACIÓN DE MEDIO TIEMPO