La Academia regresa tras seis años de ausencia

 

Tras seis años regresa el programa que, como en la primera edición, se centrará en el talento de los participantes y no en los berrinches

 

CIUDAD DE MÉXICO.

Difícil fue reconocerlo, pero Arturo López Gavito, juez de la nueva edición de La Aca­demia, reality show que vuel­ve a la pantalla chica tras seis años de ausencia, aceptó que la emisión y el concepto falló y que ahora lo primordial será regresar a sus raíces.

“El programa estuvo mu­tando para bien o para mal y estuvo enfermo, lo tenemos que decir, hoy renace con la esencia y las bases del pro­yecto, eso es lo que más nos puede motivar”, comentó en conferencia de prensa el juez de hierro como se le conoce debido a sus participaciones en emisiones pasadas.

Por su parte, Alberto Ciura­na, director general de conte­nidos y distribución de Azteca, aseguró que se volverá a lo que se presentó en la primera generación, donde el talento de los participantes fue el eje y no los berrinches y egocen­trismo que se dio en genera­ciones posteriores. “Decidí rescatar el proyecto, lo que quería era irme a la esencia, lo que fue la primera temporada que fue maravillosa…Fue exi­tosa sin redes sociales, ima­gínate lo que vamos a poder crear ahora. Vamos a tener un Orange Room donde todos los días generaremos contenidos, pero respetaremos el formato original”, dijo.

En esta edición, que es la generación número 11, los jueces serán Arturo López Gavito, Edith Márquez, Ed­win Luna, líder de la banda La Trakalosa, y Horacio Villalo­bos, mientras que la conduc­ción correrá a cargo de Adal Ramones y Cynthia Rodrí­guez, quien participó en este reality y que ahora es actriz, conductora y cantante.

No obstante, una de las preocupaciones de esta emi­sión, que tendrá 13 conciertos, es que sus participantes, quie­nes estarán incomunicados en una casa, no abusen de las malas palabras como ya ha sucedido en otras emisiones.

“Hemos caído en un liber­tinaje que no debería ser, es verdad que vivimos en otro México donde se puede de­cir y hacer lo que se quiera, pero, hay que respetar ciertas líneas, no por ganar rating hay que irnos a lo fácil”, concluyó el ejecutivo.