Activa tu metabolismo con estos cinco pasos

 

Ciudad de México –

El metabolismo es el proceso químico que transforma todo lo que comemos y bebemos, en energía. Las personas que tienen un metabolismo más rápido, son las que pueden quemar más calorías a lo largo de todo el día, y así mantener su peso. Si quieres activarlo, estos son los pasos que debes seguir:

1. Come cada 3-4 horas. El llevar una buena relación con los alimentos, implica seguir horarios de comidas. Después de una comida fuerte, (desayuno o comida), no deben pasar más de cuatro horas para volver a comer. Y después de un snack, que son comidas más pequeñas, que sean máximo dos horas. Así tu metabolismo estará activo todo el día y no lo dejarás descansar.

2. Evita dietas restrictivas. Las dietas muy bajas en calorías, con las que mueres de hambre, hacen que tu metabolismo se vuelva ahorrador. Esto es porque el cuerpo se prepara para pasar muchas horas sin comer, y prefiere almacenar grasa que gastar energía.

3. Cambia tu rutina de entrenamiento. Entre más entrenas, mejor eres para correr, y tu cuerpo llega a gastar cada vez menos calorías, pues debe realizar menos esfuerzo. No corras siempre al mismo ritmo, te sugiero que dos días a la semana realices ejercicios como intervalos de velocidad, cuestas, o incluso otro tipo de deporte como natación o bicicleta.

4. No le tengas miedo a las pesas. Aunque estemos sentados, el músculo consume calorías, por lo tanto, entre más músculo tienes más energía consumes a lo largo del día. Si eres de los que le huyen al gimnasio, ya tienes un buen motivo para no hacerlo. Lo recomendable es hacer fuerza mínimo dos veces por semana.
5. Duerme al menos siete horas.El descansar lo suficiente durante la anoche, nos ayuda a rendir mejor al día siguiente. El sueño manda señales al metabolismo para que también se vaya a dormir, use menos energía y así pueda ser eficiente más tarde.

El acelerar tu metabolismo se trata de entender a tu cuerpo y de evitar lo más posible factores internos y externos como el estrés. El cortisol y la adrenalina, hormonas del estrés, aumentan el almacenamiento de grasa y, por lo tanto, el sobrepeso.

Con información de Medio Tiempo