La UNAM cuenta con una clínica especializada en la detección de cáncer de piel

….

El diagnóstico de melanoma y otros tumores se realiza con tecnología única en el país

La Clínica de Oncodermatología de la UNAM cuenta con tecnología única en México, además de que los médicos que la integran han sido capacitados en el diagnóstico de cáncer de piel y cáncer bucal.

Para el diagnóstico del cáncer de piel y mucosas utilizan técnicas no invasivas, por lo que emplean tecnología capaz de detectar lesiones sin causarle dolor al paciente, comentó Rodrigo Roldán Marín, responsable de la clínica.

Posee un área de seguimiento digital integrada por un dermatoscopio digital que se conecta a una computadora y permite obtener aumentos de la zona estudiada.

Además, con el apoyo de este equipo pueden realizar una fotografía corporal total del paciente en diversas posiciones (de frente, perfil, espalda) para tener un registro de cada zona anatómica y el número de lesiones que tiene.

Esto sirve para vigilar si las lesiones permanecen estables o cambian de forma, tamaño o color, o si surge alguna nueva.

En la clínica también disponen del único microscopio de reflectancia confocal que existe en México, el cual permite hacer una biopsia virtual, es decir, es un láser de diodo, inocuo, que también se puede utilizar en población pediátrica, en mujeres embarazadas o en personas con prótesis de cadera o con marcapasos.

Este microscopio permite ver las células de las mucosas, el pelo o la piel en tiempo real y la imagen que proyecta es en blanco y negro.

En el caso de los tumores permite mapear y delimitar el borde del tumor y saber hasta dónde debe cortar el médico.

Detección de melanoma Esta clínica de la Facultad de Medicina de la UNAM abrió sus puertas en 2016 enfocándose en la prevención, diagnóstico y tratamiento de cáncer de piel y de mucosas.

Desde que la clínica abrió hasta febrero de 2018, se ha confirmado el diagnóstico de 10 melanomas, de los cuales 7 fueron detectados por médicos de la clínica y 3 han sido derivados de otros especialistas.

El melanoma es el tercer tipo de cáncer de piel más frecuente, más agresivo y que deriva de las células que dan pigmento a la piel. Los siete melanomas detectados en la clínica fueron diagnosticados cuando tenían en promedio una profundidad de invasión de tan sólo 0.2 milímetros, es decir, se detectaron en etapas muy tempranas.

“Cada vez que se diagnostica un tumor en etapa temprana no sólo se mejora el pronóstico y la calidad de vida del paciente, sino que el costo del tratamiento es mucho menor”, concluyó el doctor Rodrigo Roldán Marín, responsable de la clínica.

Con información de El Universal