La “7de7” como requisito para combatir la corrupción

Articulista Invitado

Héctor Yunes Landa

Más allá de lo que indican las encuestas electorales –que hoy colocan a José Antonio Meade en un claro segundo lugar-, de lo que no hay duda es de la legítima exigencia de los mexicanos para no haya más corrupción en el gobierno, no importa de qué autoridad se trate ni a qué partido pertenezca.

Como lo hemos dicho en este espacio, la corrupción es un acto contra la ley que fomenta la injusticia y retrasa nuestro desarrollo. Cuando funcionarios públicos actúan para enriquecerse ilegalmente, no sólo se roban el dinero de los ciudadanos sino que condenan a millones de mexicanos a la pobreza.

Hoy la ciudadanía demanda conductas más responsables de todos los entes políticos, un sistema moderno que castigue la corrupción y dé transparencia en el ejercicio público.

Por esta razón, el candidato presidencial de la coalición “Todos por México”, José Antonio Meade Kuribreña, ha propuesto que quienes aspiren a encabezar el gobierno del país presenten una declaración patrimonial a la que ha llamado la “7de 7”, que no es más que el reforzamiento de aquélla iniciativa ciudadana en la que se obliga a todos los funcionarios públicos hacer públicas tres declaraciones: la patrimonial, de intereses y la fiscal.

¿En qué consiste esta propuesta? En demostrar de manera exhaustiva y con sustento documental, el origen, la evolución y la congruencia del patrimonio personal, considerando como base el salario como servidor público durante los últimos años.

Pepe Meade ha sido el único candidato que ha estado sujeto a rendición de declaración patrimonial ante la Secretaría de la Función Pública (SFP) durante los últimos 20 años, periodo en los que se ha desempeñado como servidor público. En el caso del resto de los candidatos, es evidente que tienen más dinero que experiencia de gobierno.

Además de las declaraciones que forman parte de la “3de3”, la nueva iniciativa que busca transparentar la vida y el patrimonio de los servidores públicos, incluye consultas a los Registros Públicos de la Propiedad en todos los Estados del país para transparentar cuales son las únicas propiedades que poseen.

Además, una opinión técnica de Contador Público Certificado respecto de la declaración 3 de 3, la cual se señale que es posible afirmar que existe una evolución congruente respecto su patrimonio. Con el objeto de evidenciar que no existen otras fuentes de ingreso que incrementen el patrimonio personal, Pepe Meade solicitó al Servicio de Administración Tributaria un Informe integral respecto de su situación y comportamiento fiscal.

Finalmente, es necesario que el conjunto de todos los elementos señalados, sean cotejados por un Notario Público que de fe de la veracidad de la información que sirvió de base para la elaboración del ejercicio presentado.

Como Presidente de la Comisión de Anticorrupción y de Participación Ciudadana del Senado de la República, estoy convencido que podemos lograr que la transparencia y la rendición de cuentas sean una práctica cotidiana, una convicción democrática, como en los mejores países del mundo.

Pero para eso necesitamos gobernantes que sean honestos más allá del discurso; que no simulen una situación patrimonial, utilizando los refugios que encuentran en la ley. Debe haber coherencia entre sus ingresos como servidor público y su patrimonio, de manera que esta pueda ser verificada por instituciones independientes.

Ese es el verdadero propósito de la iniciativa “7de7” presentada por José Antonio Meade. Se entiende que el resto de los candidatos no quieran someterse al escrutinio público que ponga en evidencia su forma de vivir.

Al final, no es un asunto de campañas electorales. Es un asunto que debe ser una obligación legal para quien desempeñe un cargo en la administración pública o de representación popular. Así lo exigimos todos los mexicanos.