No te confíes, Andrés

No debe confiarse López Obrador por el primerísimo lugar que le otorgan todas las encuestas en las preferencias electorales de cara a la próxima elección presidencial.

No la tiene ganada. Faltan cuatro meses y tres semanas. El 2000 y el 2006 son referencias que deberían alertarlo y hacerlo reflexionar.

En el año que cambió el siglo, Francisco Labastida tenía 50 por ciento de la intención de voto en enero. Perdió.

Seis años después ocurrió el fenómeno a la inversa. Felipe Calderón arrancaba seis puntos debajo de Andrés Manuel y oficialmente ganó por nariz la elección presidencial.

No se entiende el cambio de tono que en estos días ha adoptado el candidato presidencial de Morena y anexas. Mientras más sube el tono, más preocupa a sectores que comenzaban a voltear a verlo.
Al pleito en redes con Silva-Herzog, Krauze, Dresser y otros intelectuales, siguió la trivialización del robo de combustibles y los desafortunados comentarios que hizo sobre el presidente Peña.

No es todavía el “¡Cállate chachalaca!” del 2006, pero llamar a Peña Nieto “El mayor huachicolero de México” levantó reacciones adversas al líder moreno, no sólo entre empresarios, sino en la clase media.

Y lo llamó “huachicolero” porque el gobierno compra la mayor parte de la gasolina que se consume en México y no apoya la construcción y modernización de refinerías.

El comentario neutraliza el efecto de la inclusión en su equipo de gente como el empresario Alfonso Romo o el exsecretario de Gobernación Esteban Moctezuma.

Se suma a la preocupación que provoca su alianza con los sectores más radicales de la CNTE, que desconocen la Reforma Educativa y actúan al margen de la ley; y su propuesta de “amnistiar” —sería más bien indultar— a los criminales para recuperar la paz.

Quedan tres días antes de que termine la precampaña. Es tiempo de reflexionar. Si el candidato iba bien, ¿para qué cambiar el tono? Para ganar no le basta con sus incondicionales. Tiene que convencer a nuevos votantes.

El vocero de la Presidencia, Eduardo Sánchez, reaccionó a los señalamientos de “gran huachicolero” que López Obrador hizo a Peña.
“Otra vez fake news. Esa afirmación muestra, cuando menos, una falta de conocimiento adecuado del tema. Confundir el robo de combustible con una reforma energética es como confundir las sumas con las restas”.

“…El robo de combustible es un delito que perpetra el crimen organizado. Ha cobrado la vida de personas, ha desmembrado familias. Tiene pérdidas millonarias el país por esa razón”, puntualizó.

Las cosas en Chiapas no mejoran ni para el PRI ni para el PVEM. La batalla por la candidatura a gobernador tiene enfrentados a los dos partidos aliados.
Reto difícil. Si en el centro se empeñan en postular a Roberto Albores habrá estampida de los Verdes. Es de todos sabido que el senador con licencia trae también mal ambiente entre un grupo de sus correligionarios.

“Albores no representa al PRI, representa a Sabines, el peor gobernador que ha tenido Chiapas. Endeudó al estado. No entregó cuentas claras. Debería hacer compañía a Duarte y a Borge”, nos dicen.

Al Verde le quedan otras dos opciones: Eduardo Ramírez, expresidente estatal de ese partido, y Luis Armando Melgar, senador con licencia.

El primero estiró la liga y renunció a su partido en protesta por el abortado dedazo de la dirigencia nacional en favor de Albores. Nos consta que hubo coqueteo del Frente para jalarlo.

Melgar representa la opción que ofrece condiciones para mantener la alianza PRI-PVEM en Chiapas en una elección que se perfila cerrada.

Ramírez podría ir al Senado, pero se aferra a la candidatura a gobernador a como dé lugar.

Al WhatsApp del reportero nos llegó un oficio dirigido “Al pueblo de Reforma” que firma el alcalde de ese ayuntamiento chiapaneco, Herminio Valdez Castillo.

El escrito invita a funcionarios, madres beneficiarias del programa Alimentaria y de Prospera, delegados y a las estructuras del Verde a que acompañen a Ramírez a una “Asamblea por la Dignidad de Chiapas”, este domingo en el Parque Viejo.

Y para que tomen nota los OPL, el escrito agrega: “Al personal que labora en esta administración que no asista al evento se le descontará vía nómina, y a las mujeres del programa Alimentaria y de Prospera que no asistan se les dará de baja del programa definitivamente”.

¿Cómo la ve?

Xavier Nava, diputado externo del PRD, va a registrare hoy como precandidato del PAN —sí, del PAN— a la presidencia municipal de San Luis Potosí.
El joven de estirpe demócrata, respaldado también por Emilio Álvarez Icaza, espera poder formar una alianza azul-naranja. No hubo coalición en lo local con el PRD.

Ni el PAN ni el MC le entraron a la reelección del controvertido alcalde perredista de la capital potosina, Ricardo Gallardo Juárez, sobre quien pesan señalamientos de corrupción, extorsión y amenazas.
El munícipe, hay que subrayarlo, no ha dicho nada sobre su reelección, ni se ha registrado para ningún cargo. Pero en las alturas del PRD no descartan postularlo para que permanezca en el ayuntamiento.

Ricardo Gallardo Cardona, el hijo, ya se registró como precandidato del Frente a diputado federal.

“Es inconcebible que el PRD se haya hecho de la vista gorda por un tema de rentabilidad electoral”, lamentó Nava.

Nos consta que, a sabiendas de los cuestionamientos, el PRD tiene las puertas abiertas para él. Lo confirmamos con Manuel Granados, presidente de ese partido.

Dijo sobre las acusaciones a Gallardo: “Fui ayer a San Luis Potosí. Pedí la documentación correspondiente. No hay carpeta de investigación iniciada o notificada. Los temas de auditorías están solventados”.

EL INFORMADOR