Anualmente mueren 80 mil enfermos renales en México

En México, cada año mueren 80 mil personas debido a la Enfermedad Renal Crónica, un padecimiento asociado a la diabetes mellitus, que va en aumento, alertaron organizaciones de la sociedad civil.

Durante el Segundo Encuentro de Pacientes Renales de la Ciudad de México, celebrado en el Centro Médico Nacional Siglo XXI y organizado por la Federación Mexicana de Enfermos Transplantados Renales (Femetre), Asociación Ale I.A.P. y la Asociación Mexicana de Enfermeras en Nefrología, entre otras.

En tanto, en la capital la prevalencia de la diabetes es de 28 por ciento, mientras que en 2012, el 37 por ciento de las consultas de especialidades en el sistema de salud capitalino fue por padecimiento renal crónico.

Asimismo el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) atiende a más de nueve mil personas con dicha enfermedad en la Ciudad de México, lo que equivale a 15 por ciento de los pacientes con esa enfermedad en todo el territorio nacional.

El doctor Marco Antonio Serrano Traconis, nefrólogo de ese instituto, señaló en entrevista que la diabetes es actualmente la principal causa de ese mal y que casi 10 millones de personas padecen diabetes.

La segunda causa de la enfermedad es la hipertensión, aunque influyen otros factores como la obesidad y la auto medicación prolongada que es una práctica común entre la población mexicana, dijo, principalmente son peligrosos los antibióticos y los analgésicos.

Los riñones, explicó, son como coladores con muchas funciones, su principal función es eliminar el exceso de toxinas en el cuerpo, sirven para controlar la presión arterial, también crean una hormona que sirve para producir hemoglobina y ayudan en la producción de vitamina D, además de eliminar el exceso de agua en el cuerpo.

El daño de esta enfermedad es de largo plazo por lo que suele ser asintomática, pero puede pasar de este estado asintomático a uno con síntomas fuertes.

La gente, explicó, busca justificar síntomas como la fatiga, mareos y vómito causados por la insuficiencia renal, y van al médico principalmente cuando se hinchan o dejan de orinar, pues esta es la última función que se daña con la enfermedad crónica.

Con tratamientos como el trasplante, diálisis y hemodiálisis se puede llevar una vida normal pero es fundamental que también se respete la dieta estricta y el uso de los medicamentos. Por ello es muy importante que los pacientes estén bien informados y actualmente lo están mejor que hace 10 o cinco años.

En el encuentro participaron el director de Femetre, Omar de Jesús Ruiz y la presidenta de la Asociación Mexicana de Enfermeras en Nefrología, María de los Ángeles Pérez García.

EL INFORMADOR