De los clásicos a los contemporáneos

Desde la prehistoria, el arte es una expresión ligada al ser humano: en las cavernas se dibujaban las representaciones de animales, deidades y personas. Al dibujo se le sumó la pintura, la escultura, el grabado y otras técnicas para conformar las artes plásticas. En todas sus disciplinas, las bellas artes forman parte vital en el desarrollo de la sociedad y con la invención de los museos y galerías hace unos siglos se estableció una manera de entrar en contacto con las piezas.

Así mismo, un periódico tiene en su sección cultural la responsabilidad de dar cuenta diaria del acontecer de las artes plásticas y EL INFORMADOR a lo largo de su historia ha sido testigo de diversas exposiciones individuales, colectivas, desde los clásicos a los creadores contemporáneos.

Seleccionar cuáles han sido las principales exposiciones que han llegado a Jalisco es una tarea titánica; sin embargo, para Rubén Méndez, curador del Instituto Cultural Cabañas (ICC), este recinto ha resguardado algunas de las más significativas. En entrevista, Méndez señala que comenzó a trabajar en el mundo del arte en 1985, poco después de la inauguración del ICC: ese año, recuerda, el instituto albergó una muestra de Juan Soriano, en un contexto en el que el artista figuraba internacionalmente.

De José Clemente Orozco, el artista de casa del ICC, Méndez conmemoró varias exposiciones emblemáticas, como “Pintura y verdad” y “Los teules”, una réplica de la exposición que el muralista preparó a su entrada a El Colegio Nacional, inspirada en Bernal Díaz del Castillo y el encuentro de dos mundos.

Hay exposiciones dedicadas a mostrar la grandeza de los creadores jaliscienses, otra de las vocaciones del Cabañas. Un ejemplo de ello fue Carlos Orozco Romero con la exposición “Propuesta y variación” (1996), a la par de Roberto Montenegro, Jorge Martínez, María Izquierdo, entre muchos otros.

Más allá de las artes plásticas, el ICC también celebra otras disciplinas, como una exposición del Premio Pritzker de arquitectura Luis Barragán, o la de Juan José Arreola, escritor. Mención aparte merece Félix Bernardelli y su taller, una exposición que mostró los antecedentes de la escuela tapatía de arte.

En el ámbito internacional, son múltiples las exposiciones colectivas e individuales que han engalanado las salas de exposición del recinto, como la muestra de Salvador Dalí escultor, en 1994. A Guadalajara han llegado colectivas tan copiosas que un sólo museo no es suficiente para mostrarse. La muestra “Double Trouble” estuvo en el Museo de las Artes y el ICC, con piezas fundacionales de arte contemporáneo (Duchamp, Fluxus, entre otros).

Una exposición espectacular por sus características fue El Oro de Colombia, colección que llegó del país sudamericano durante la Feria Internacional del Libro con Colombia como invitada de honor.

Sobre arte sacro, en 2004 se presentó una exposición que requirió una gran investigación en el acervo del arte sacro resguardado en el estado: “Muchos tesoros, muy impresionante” apuntó Méndez sobre “Arte Sacro: Arte Nuestro”.

Los favoritos del MUSA

Por lo que respecta para Maribel Arteaga, directora del Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara (MUSA), entre las exposiciones más emblemáticas que ha resguardado este recinto está la de “Los Modernos” (21 de abril del 2016), la cual reunió en un mismo espacio obras de: Pablo Picasso, George Braque, José Clemente Orozco, Henri Matisse, Francis Bacon, María Blanchard, Suzanne Valadon, Diego Rivera, entre otros.
Otras exposiciones que destacó son las de “El coloquio de los perros” (2017), “Otto Dix, infierno y ¿Gloria?” (2017), “Cristóbal Balenciaga” (2016) y “Remedios Varo, la dimensión del pensamiento” (2015).

El galerista (1950)

Nota que reporta la apertura de la
Galería ArquitAC, por parte de
Mathias Goeritz.
Edificio bicentenario, el Hospicio Cabañas ha tenido múltiples vocaciones: cuartel militar, hogar para niños desamparados, escuela de artes. En la actualidad combina esta última actividad con la labor museística, rubro por el que es conocido y reconocido fuera de las fronteras de la zona metropolitana. Hasta las salas del Instituto Cultural Cabañas han llegado exhibiciones de gran valía y una de ellas fue la exposición del archivo personal del arquitecto, pintor y escultor Mathias Goeritz, en el 2008.

Cabe señalar que este creativo llegó a Guadalajara para impartir cátedra en la naciente Escuela de Arquitectura de la Universidad de Guadalajara; además, fue precursor e impulsor de la vida cultural tapatía y a pesar de su corta estancia en la capital jalisciense, Goeritz se tomó el tiempo para organizar conferencias y montar varias galerías, como Camarauz y ArquitAC, esta última en mayo de 1950.

Rodin, un visitante asiduo

El Museo de Arte de Zapopan (MAZ) abrió en agosto del 2002 con tres exposiciones: “Rodin en México”, la primera que mostró 28 piezas del escultor francés; “México y sus imágenes”, con obras de Manuel Álvarez Bravo y “Arte del siglo XX”, surgida de la colección del Museo Tamayo (con piezas de Botero, Warhol, Picasso y Miró, entre otros).

EL INFORMADOR