Es hora de que Veracruz cobre los impuestos que se han aportado a la federación por muchos años.

LAURA FLORES JAIME

d3504444-98ad-49fd-8596-2b59a36cdbce-1La finalidad de quitar a Veracruz del Sistema Nacional de Coordinación Fiscal, es para que el Estado pueda cobrar los impuestos que por muchos años se han aportado a la Federación, “aclaro que no se trata de separar a Veracruz de la Federación”, declaró el Presidente de la Comisión de Hacienda del Estado en la actual Legislatura local, Sergio Rodríguez Cortés, respaldando la propuesta del diputado Gerardo Buganza Salmerón para quitar, aunque esta misma propuesta ya la había dado a conocer la Coordinadora del PRD, Jazmín Copete Zapot.

En conferencia de prensa, dijo que la Ley de Coordinación Fiscal adolece de una falta de fuerza legal, ya que no existen principios constitucionales que le den orden y que conduzcan el diseño de dicha norma, de tal modo que no protege ciertos principios y aspectos:

“Uno de ellos debería de ser el quebranto financiero de un Estado, pero no existe en la Constitución”.

Por lo anterior, el legislador consideró que hablar de la separación de Veracruz del Sistema Nacional de Coordinación Fiscal es probablemente el tema de mayor trascendencia en lo político y sin duda en lo económico que se ha planteado en la tribuna en los últimos años.

Al respecto, en la tribuna del Recinto Oficial de Sesiones, criticó que de todo lo que recauda el Gobierno de la República en el Fondo Federal Participable que se distribuye entre todos los estados, solamente se regresa el 20 por ciento.

“De lo que recauda la Federación, es decir, el Sistema Nacional de Coordinación Fiscal, se utiliza una fórmula para generar este Fondo General Participable que canaliza sólo el 20 por ciento de los recursos disponibles para distribuirse entre los 32 estados de la República”.

Comentó que el 80 por ciento restante lo conserva y administra con fines centralistas; por eso ven a algunos estados de la República con magnas obras de desarrollo, porque ellos si deciden el 80 por ciento de estos recursos.

Comentó que desde la implementación de esa ley, los estados han ido cediendo potestades tributarias a cambio de mayores transferencias federales, fundamentalmente a partir del año de 1990, año en que se plantea la fórmula para la determinación de cantidades transferidas a los Estados y Municipios.

“A partir de ese año que se dio mayor importancia al factor de población y se dejó a un lado el estímulo del esfuerzo recaudatorio local, lo que alteró significativamente la distribución de costos y beneficios entre los Estados, prevaleciendo en la transferencia de recursos del Gobierno Federal un criterio de favoritismo político”, dijo.

“El contexto le da una trascendencia y hablo de la crisis, ya que Veracruz debe de tomar grandes decisiones. La Federación ha mantenido una postura y por supuesto que hay que tomar decisiones difíciles, complicadas”, mencionó.

Así, sostuvo, Veracruz podría sentar un precedente, ante un modelo agotado en lo político y absolutamente rebasado, “el presidente Enrique Peña está rebasado por la realidad y por mucho, además de haber perdido el rumbo en lo económico y en lo político”.

Finalmente sostuvo que las finanzas estatales están devastadas gracias a las políticas de endeudamiento, defraudación sistematizada de los ex-gobernadores Fidel Herrera y Javier Duarte, “debemos aportar soluciones y en este contexto mucho tenemos que hacer, debemos de ponernos las pilas y actuar en un escenario inédito”.