Presentan oficio de queja ante el Comité de Ética en contra de los Presidentes de la Subcomisión de Examen previo

img_3428Xalapa, ver.- Héctor Contreras Ramos, Ciudadano Veracruzano, solicita la sanción de los Diputados Mercedes del Carmen Guillén y Álvaro Ibarra Hinojosa, ambos presidentes de las Comisiones de Gobernación y Justicia respectivamente, y responsables del funcionamiento de la Subcomisión de examen previo, por conductas contrarias al buen despacho del trabajo del congreso.

Añadió que dichos diputados se encuentran violando los artículos 37 y 38 del código de Ética que rige las actividades y conductas de los legisladores de la cámara general de los diputados. Menciona que se han negado a ejercitar la acción de Juicio Político en contra del actual Gobernador con licencia del Estado de Veracruz Javier Duarte de Ochoa.

Las peticiones que se escribieron en el oficio son las siguientes, que la actual administración, a cargo de Javier Duarte, ha realizado diversos actos que lo han hecho incurrir en responsabilidad política, al hacer uso indebido de los recursos del Estado.

Por otra parte en lo que respecta a la Auditoria Superior de la Federación, esta ha señalado que en la Administración del Gobernador con Licencia no se ha comprobado gastos por más de 35 mil millones de pesos como lo señala la cuenta pública, causando daños a las finanzas y patrimonio de los veracruzanos.

Otro dato importante, es el de la Sala superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, donde se determinó que la intervención de Javier Duarte de Ochoa y otros Servidores Públicos del Estado de Veracruz violó el marco constitucional y legal electoral al realizar actos proselitistas a favor de su partido, alterando la libertad de sufragio, además de las diversas solicitudes de Juicio Político ante este órgano legislativo.

Finalmente dijo, pide se establezcan las sanciones respectivas conforme a la omisión inobservable e incumplimiento en los que han incurrido dichos Diputados, ya que sus conductas, atentan contra la ética parlamentaria y denigran al servicio público.

*Alina Marín