“Mister Nuño, México no es Polanco…”

1204732Aquello no parecía la presentación del libro La Cuarta Socialdemocracia. Dos crisis y una esperanza, de Agustín Basave, sino el destape de Juan Ramón de la Fuente como aspirante a la candidatura presidencial independiente.

El exrector de la UNAM fungía como integrante del panel que presentaba ese libro en el Auditorio Sur de San Lázaro. Lo acompañaba Salomón Chertorivski, secretario de Desarrollo Económico del GCDMX. El panista Marcelo Torres Cofiñomoderaba del acto.

Las señales eran claras. El expresidente nacional del PRD ha promovido con insistencia una alianza de amplio espectro, con un ciudadano como candidato a la Presidencia.

Juan Ramón siempre ha querido, aunque no lo ha hecho explícito, contender por el máximo cargo de representación popular. “Hay que crear un gobierno de coalición de centro izquierda”, dijo el exrector en su exposición.

De la Fuente ya había hecho una sugerente alusión al tema cuando le entregaron la medalla Arqueles Vela, que otorga la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística. Al agradecer el premio, el exrector recordó que Valentín Gómez Farías “es el único médico presidente de México,  hasta ahora…”.

  • No hay “propuesta formal” para que Gonzalo Rivas, empleado de la gasolinera de Chilpancingo que ofrendó su vida para evitar una tragedia de dimensiones incalculables, reciba la medalla Belisario Domínguez, máximo galardón que otorga el Senado.

“Es una propuesta mediática”, nos dijo el senador priista Roberto Albores, presidente de la Comisión que otorga la medalla.

La respuesta de Albores nos desconcertó. El mensaje que el desaparecido escritorLuis González de Alba nos mandó hace meses decía que envió una nota al Senado para pedir que se le otorgara el galardón a Gonzalo.

“No fue una nota, fue una columna”, corrigió el chiapaneco.

Las fechas, sin embargo, no coinciden. González de Alba nos escribió en marzo pasado. Suponemos que la columna a la que hace referencia Albores es la publicada en Milenio el pasado 25 de septiembre. Hablamos, sin duda, de dos mensajes distintos.

En el texto dedicado a Albores, el escritor dejó plasmado lo que parece ser el principal problema para que el Senado premie al Héroe de Chilpancingo.

Escribió:

“La candidatura de Gonzalo Miguel Rivas Cámara a la muy merecida Medalla Belisario Domínguez la objetan quienes ven en esa opción inmejorable una toma de partida contra los normalistas de Ayotzinapa, a quienes los testigos, entre ellos trabajadores de la gasolinera, vieron causar el incendio…

“…A diferencia de esos objetores, Gonzalo no preguntó el origen del incendio, bien pudo ni siquiera ver el momento en que comenzó a arder la despachadora de gasolina: por los testimonios recabados entre los empleados, es claro queGonzalo trabajaba dentro de una oficina y con una computadora, porque era ingeniero en sistemas.

“Fue el comienzo del incendio el que lo hizo salir a cerrar válvulas, buscar un extinguidor y dirigirlo contra el fuego. Cuando le estalló el bote de gasolina con que había rociado la despachadora, puesto encima de ésta, Gonzalo quedó envuelto en llamas, pero ya había logrado evitar la explosión”.

No pudo apagar las llamas que lo estaban matando. Tuvo una dolorosa agonía de tres semanas.

González de Alba no pudo ser más contundente cuando hizo notar que el Senado no puede atender “voces mezquinas” que desean dejar olvidado ese acto, porque la medalla  parece condenar a los incendiarios.

Tengo claro que en la Cámara de Senadores prefieren no lidiar con problemas políticos, ni contrariar a los que luchan por la causa de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

La medalla está “partidizada”. Cada año los grandes partidos se rotan la decisión de escoger al ganador. En  2016 le toca a los azules. Hay más de 30 propuestas, según Albores.

No siempre queda el primero que escoge el partido en turno. Allí está el caso deAlonso Lujambio. Se la dieron  post mortem a Manuel Gómez Morin.

Pero los ciudadanos están cada vez más participativos. La propuesta de que seaGonzalo ya la subieron a la plataforma de Change.org. Albores nos dijo que está por reunirse con el valiente colega, Héctor de Mauleón, para tratar el tema.

Tenemos el ejemplo de Jesús García, el Héroe de Nacozari, quien pagó con su vida haber sacado de ese pueblo de Sonora un tren cargado de explosivos que se incendiaba.   ¿Por qué no un Héroe de Chilpancingo?

  • Transcurría civilizadamente, en medio de cuestionamientos de la oposición, la comparecencia de Aurelio Nuño, hasta que tomó la palabra la senadora Layda Sansores, del PT. Le atizó al secretario de Educación por el lado del clasismo:

“Da la impresión, cuando sale en la televisión, que sólo visita las escuelas que están a la vuelta de su casa, pero México no es Polanco.

Mister Nuño: usted que está siempre bien vestido, como inglesito, porque no se anima un día a enlodarse los zapatos y se lanza a recorrer esas comunidades alejadas de Oaxaca, de Chiapas, de Guerrero, donde se llega después de horas de recorrido en camión, a pie…”.

Se hizo un alboroto mayor.

Nuño no se inmutó. Esperó a que el orden volviera y replicó con la misma virulencia:

“En el sistema educativo del que habla se vendían y se heredaban plazas. Ese sistema educativo que usted ha defendido aquí tenía a los maestros sin la posibilidad de hacer una carrera docente y profesional, sustentada en el mérito. Tenía sometidos a los maestros a través del corporativismo y del clientelismo.

“La invito a que dé argumentos y no demagogias…”.

*Excelsior