Estudiantes crean aplicación para comunicarse en lenguaje de señas

cynthiasa-itesco07okXalapa, Ver.- En México —de acuerdo a cifras del INEGI— 5 millones 739 mil 270 personas presentan algún tipo de discapacidad, más de 700 mil en Veracruz.

Esta es una cifra que para muchos podría resultar indiferente, pero para Julián Jerónimo Bañuelos y Marco Antonio Domínguez García fue el motor para crear una aplicación.

Estudiantes de la carrera en ingeniería e informática en el Instituto Tecnológico Superior de Coatzacoalcos (Itesco), los jóvenes se dieron a la tarea de crear una aplicación para celular que ayudase a comunicarse con las personas con discapacidad para hablar o escuchar usando diccionario español de lengua de señas mexicanas (Dielseme)

El traductor funciona en cualquier dispositivo móvil con sistema operativo Android que cuente con una cámara posterior de cualquier resolución.

Así crearon Sorchei, un sistema de traducción de lenguaje de señas mexicanas que “es un sistema que permite la realización de consultas de palabras o frases en idioma español devolviendo la traducción mediante una imagen en lenguaje de señas mexicanas”, explicó Julián, quien ya está en séptimo semestre.

La idea nació porque “en el Tecnológico hay estudiantes que presentan esta discapacidad, para la comunicación con ellos utilizábamos métodos escritos para transmitir ideas, y consideramos que no era muy adecuado, entonces nos pusimos a investigar al respecto y vimos el lenguaje de señas mexicanas, y ahí nació la motivación de querer emprender este proyecto”, abundó.

CÓMO FUNCIONA SORCHEI

De acuerdo a la explicación de los estudiantes, la aplicación está compuesta de tres actividades: la primera es la de traductor, en ella se pueden realizar consultas de palabras o frases y el sistema regresa la seña correspondiente mediante una imagen.

La otra actividad es la de diccionario, donde contiene la base de datos de las palabras y frases que tiene la aplicación, “de momento tiene 600, en versiones posteriores se dará soporte para que esté el vocabulario completo”; es decir, las mil 500 palabras con las que cuenta el DIELSEME.

La tercera función es la parte de la cámara, que realiza la traducción de manera inversa, funciona en tiempo real utilizando la biblioteca de la visión por computadora open CV, esto permite que una persona pueda hacer una seña y nosotros captarla con el celular, la aplicación grabará e identificará la seña que está recibiendo para traducirla.

La primer dificultad con la que se encontraron, nos comentó Marco Antonio, de 5to. Semestre, fue que no conocían el lenguaje de señas, y aprenderse las más de mil “fue muy complicado”.

A nivel técnico se enfrentaron a horas de filmación de las imágenes para crear el diccionario virtual además de la falta de potencia del dispositivo que usaron como soporte.

PROYECTO DE IMPACTO SOCIAL

El proyecto de estos jóvenes fue presentado en el foro Expo Ciencias, a nivel regional, en 2015, donde ganaron su pase al nacional donde nuevamente lograron una acreditación para presentarlo en el Expo Ciencias Latinoamericano, realizado en mayo de este año en Mazatlán, Sinaloa.

“En lo personal me siento muy emocionado, porque tuve la oportunidad de compartir algo que yo creé, que estoy desarrollando con mucha gente, y me ha motivado bastante para continuar trabajando con el proyecto, y seguir estudiando y seguir desarrollando el proyecto”, indicó Julián Jerónimo.

Agregó que en el foro internacional “había proyectos bastante interesantes, cada país tiene diferentes necesidades y hubo por ello un intercambio cultural muy grande y bastantes buenas ideas; pudimos compartir consejos sobre los proyectos y regresamos con nuevas ideas para aplicarlas a este proyecto”.

Marco, de carácter un tanto tímido, indicó que para él la experiencia es inolvidable: “llegar hasta un concurso internacional con grandes expositores te llena de emoción, la verdad fue muy grato”.

Comentaron que su plan a futuro, además de continuar fortaleciendo Sorchei, es buscar patrocinio para que sea divulgado entre las personas que lo requieran; les gustaría que fuese adoptado por alguna institución pública para que la aplicación estuviera disponible en forma gratuita y así contribuir socialmente para que la sociedad pueda comunicarse mejor con la población con discapacidad auditiva o verbal.

CHICOS DE DIEZ

Tanto Julián como Marco sienten pasión por sus estudios, nos dicen que pasan largas horas leyendo y buscando cómo innovar lo que hay a su alrededor. Por eso no sorprende que nos digan que en la escuela “pues nos va bien” al confesar que tienen cien de promedio general.

Julián se ve a futuro estudiando una maestría en el extranjero, buscar una beca que le ayude a viajar y así fortalecerse intelectualmente.

Marco por su parte, quien trabaja para sacar adelante sus estudios, le gustaría estudiar otras áreas que le permitan ayudar a las comunidades o bien, ser maestro: “se siente bonito cuando te dicen maestro o se cercan y te preguntan algo y tú les respondes”, indicó.

*Diario de Xalapa